Seis claves para que Asturias se enganche a los nuevos fondos millonarios de la UE

INVESTIGACIÓN

Panorámica tomada desde la Campa de Torres del Parque de Carbones y de la central térmica de Aboño, en las proximidades del puerto de El Musel de Gijón.
Panorámica tomada desde la Campa de Torres del Parque de Carbones y de la central térmica de Aboño, en las proximidades del puerto de El Musel de Gijón. JLCereijido

El Principado se marca actuaciones en almacenamiento energético o biomasa para acceder a los 7.500 millones de euros de la Comisión Europea

04 jun 2020 . Actualizado a las 18:51 h.

Son 7.500 millones de euros de fondos europeos que se van a movilizar entre los años 2021 y 2027, el propósito de la Comisión Europea es que sean capaces de sumar entre 30.000 y 50.000 millones en todo el continente añadiendo fondos nacionales y capital privado; todo con la intención de cambiar la economía hacia la descarbonización y, al menos, en la presentación oficial de la iniciativa, Asturias ya tuvo una mención expresa: fue la primera, junto a Silesia y Macedonia, que citó, el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans, desde el atril de Estrasburgo. La clave de este Mecanismo de Transición Justa (que acaba de presentarse y que debe ser debatido para acordar cómo se articula) es que financiará proyectos que ya estén en marcha y por eso el Principado prepara unas líneas de actuación que quiere desplegar a lo largo de este 2020 «para estar muy bien posicionados de cara a estos fondos», según destacó la directora general de Minería Belarmina Díaz.

En la captación de estos fondos será crucial la coordinación de las administraciones regionales y locales con la central (que deberá trasladar los proyectos a Europa) pero también de los agentes sociales y la iniciativa privada. Según destacó Díaz, Asturias tiene la ventaja de que ya cuenta con un cronograma pactado la pasada legislatura con el Ministerio de Transición Energética, y que en este mandato tiene rango de Vicepresidencia, para firmar los primeros convenios «de transición justa» (alrededor de 60) en los meses de verano y culminar el ya iniciado, abierto a participación pública, centrado en el Suroccidente y cuya primera reunión de celebró en Tineo en noviembre. En este sentido, Belarmina Díaz apunto seis líneas maestras en las que trabaja el Principado para reformar el sector energético en Asturias.

La primera es la denominada de biomasa especial, o de valor añadido, y atañe «tanto para gestión y limpieza de bosques como la lucha contra incendios forestales. También para encontrar algunos componentes a partir de la biomasa que se puedan utilizar en procesos industriales y de fabricación». La segunda y la tercera están relacionadas con proyectos relativos a movilidad eléctrica y a la movilidad sostenible con gas, especialmente en este casi respecto a «todo lo que va vinculado al transporte pesado».