«Tomb Raider», Un «reboot» como viejuno


Aclaremos. A la sueca Alicia Vikander -a punto de los 30 y a escasos centímetros del 1,70-, merecido Óscar en el 2015 por La chica danesa, le han debido ingresar un talón de muchos ceros para aceptar enfundarse en el reinicio -en el argot de la industria: reboot- de la saga Lara Croft, franquicia británica nacida en 1996 y desarrollada en videojuegos, tebeos y películas, cuya referencia principal fue Lara Croft: Tomb Raider, en el 2001, vestida por la muy curvilínea Angelina Jolie, entonces con una edad y estatura semejantes a Vikander. Aquella tendría secuela dos años después y, aunque se habló de que a Jolie le habrían ofrecido un buen pellizco en dólares, la entonces señora de Pitt se hizo la estirada y se pasó al cine más en serio. Así las cosas, dada la vigencia del personaje en el universo virtual mainstream, Hollywood consideró oportuno retomarlo en la pantalla grande para contribuir al medre del sector palomitero, chuches y bebidas carbonatadas, que no del cine de género, pues sentar al noruego Roar Uthaug en la silla del director era más una butade exótica que un intento de dignificar el producto.

Aunque este Tomb Raider luce un cierto aire vintage en lo de rememorar la serie B de mediado el siglo pasado, e incluso emparentarse al ya mítico Indy Jones de Spielberg, su desarrollo es un cúmulo de topicazos, por mucho que el montaje taquicárdico intente camuflarse como ritmo -la secuencia inicial de las bicis o la final en el templo-, sin dar respiro al plano. Nuestra Lara ya es desde niña una mujer muy poco convencional, digna hija de su padre, un multimillonario aventurero en una isla de los mares de Japón, que oculta una misteriosa tumba con un secreto letal para la humanidad. Si el destinatario es la marea adolescente, el producto va algo cascado en cuanto a novedad, pero si quieren ofrecerlo a un target más general, les salió como viejuno. Obvio que no podemos exigirle verosimilitud, pero currarse más el guion, tampoco parecía imposible. Costó 90 millones y en Norteamérica ya recogió más de 130 y subiendo, así que todos contentos.

«TOMB RAIDER»

EE. UU.-R. U., 2018.

Director: Roar Uthaug.

Intérpretes: Alicia Vkander, Dominic West, Daniel Wu, Walton Goggins, Kristin Scott Thomas, Adrian Collins, Nick Frost, Alexandre Villaume.

Aventuras.

122 minutos.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«Tomb Raider», Un «reboot» como viejuno