El parte médico de Kiko Rivera, un escudo contra las demandas

Acallando rumores sobre los motivos reales de su retirada de los escenarios, el hijo de Isabel Pantoja presenta un certificado médico oficial

C. Aldegunde

Hace una semana que  Kiko Rivera hacía pública, a través de las redes sociales, la delicada situación por la que está pasando. El hijo de Isabel Pantoja explicaba mediante un comunicado que está atravesando una depresión que le obliga a abandonar los escenarios temporalmente. «Hoy es un día duro para mí: Pongo en conocimiento de los medios de comunicación que, por causa de una depresión y con el fin de evitar cualquier daño adicional, he decidido retirarme de los escenarios», confesaba Kiko Rivera. Desde entonces, solo su mujer ha roto el silencio que mantiene la familia para hablar vía exclusiva de la situación que está viviendo el hijo de Isabel Pantoja.  Irene Rosales concedía una entrevista a la revista Semana en la que afirma que Kiko tiene «un problema serio de salud, un bajón más que físico, mental, psicológico» y que «necesita un parón profesional para poder estar bien». Según Rosales, su marido ha estado intentando poner parches a su situación bajando el ritmo de trabajo pero «necesita parar».  La joven explica también que «su doctor aún tiene que seguir hablando con él para conocer qué le pasa realmente».

View this post on Instagram

Amor 💙 @riverakiko

A post shared by Irene Rosales Vázquez (@irenerova24) on

Y es que desde que se supo que Kiko Rivera se apartaba de los escenarios, las dudas y las especulaciones sobre los motivos que le habían llevado a cancelar los 17 conciertos que tenía pactados hasta el mes de septiembre por toda España han ido en aumento. De hecho, algunos medios han publicado que el Ayuntamiento de Güimar, en Tenerife, se había puesto de plazo hasta este mismo jueves para demandar a Kiko Rivera si no justificaba su ausencia en la actuación que estaba prevista. Sin embargo, según publica El Español, Kiko Rivera ha obtenido por fin un parte médico oficial en el que se le concede una baja de 180 días, aunque no hay ningún diagnóstico específico de enfermedad ni tratamiento al que se vaya a someter en ese período. 

«Tiene una depresión, no es que vaya a morirse», explica Irene Rosales en la exclusiva en la que da los detalles sobre la enfermedad de su marido. ¿Y qué hay de los supuestos malos hábitos de Kiko? «Nada, no es algo que me preocupe, sabiendo la familia lo que hay. Yo en el tema de adicciones no entro. No pasa nada. Que sean libres para hablar, lo llevan haciendo muchos años. Ojalá que quien esté en esta situación salga», responde Irene. Porque también en los últimos días varias son las voces que han insinuado que la retirada del hijo de la tonadillera estaría motivada por sus posibles adicciones.

Tras compartir con medios y fans que sufría una depresión, Kiko Rivera reaparecía esta semana acudiendo al centro de salud de Castilleja de la Cuesta, en Sevilla, en donde vive junto a su mujer y sus dos hijas, Ana y Carlota. Ni siquiera su prima Anabel, que suele hacer la labor de portavoz de la familia en Sálvame, se había pronunciado sobre la enfermedad de Kiko en los últimos días. «Solo puedo decir que no está bien, pero no quiero profundizar más en el tema. Se va a recuperar y están haciendo pruebas para determinar cómo está realmente», se limitó a expresar la joven ante las preguntas insistentes del resto de colaboradores del programa de Telecinco. 

Después de eliminar todas las fotografía que había compartido con sus seguidores en las redes sociales, Kiko se despedía de los fans el pasado 5 de mayo con un mensaje de agradecimiento. «Quisiera agradecer a mi equipo de trabajar, manager, productores, artistas que han colaborado conmigo el haber confiado en mí, a mis compañeros de trabajo que nos une la amistad. A mis fans incondicionales que siempre están ahí. Gracias!», aseguraba.  «Gracias a todas aquellas personas que han venido a verme alguna vez algún concierto. Gracias a mi mujer por aguantar mis malos humores y los horarios tan malos que a veces llevamos los artistas. Gracias a mi familia y amigos por estar en los peores momentos como lo están ahora. Ellos saben quienes son. Sin más espero poder reunir las fuerzas necesarias para volver, de momento es imposible», se despedía Kiko Rivera.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El parte médico de Kiko Rivera, un escudo contra las demandas