La ofensa de Vicky Martín Berrocal a Jordi Cruz en «MasterChef Celebrity»

Mónica Pérez
M. Pérez REDACCIÓN / LA VOZ

INFORMACIÓN

El actor Álex Adrover fue el expulsado en el último programa en el que Anabel Alonso se convirtió en la gran favorita

18 oct 2019 . Actualizado a las 23:31 h.

Vicky Martín Berrocal está convirtiéndose en una de las estrellas de MasterChef Celebrity. La diseñadora ha demostrado en los programas que se han emitido que tiene carácter y que también va un poco por libre. Además su hambre voraz entre fogones (va probando y comiendo mientras cocina) ha suscitado varios comentarios de los jueces en numerosas ocasiones. En el último programa Vicky Martín Berrocal se bloqueó y protagonizó uno de los momentos más tensos de la actual edición del programa. Los aspirante debían cocinar con cítricos, los que previamente había repartido Anabel Alonso al haber sido la mejor en la prueba anterior. 

La diseñador se presentó con una mantilla negra en señal de duelo por la ausencia de los Chunguitos, que tras la expulsión de uno de ellos, el otro hermano decidió abandonar. Se ve que el tocado la confundió al entrar en el supermercado que no cogió todos los ingredientes necesarios (intentó que Boris Izaguirre le prestase la nata, algo que prohibe el programa). Y se mostró atorada durante todo el cocinado. «No sé qué hacer, no puedo hacer nada» a la vez que entorpecía la labor del resto de su compañeros. «Dice que está a dieta pero se la salta en cuanto entra en la cocina», comentaba Samantha Vallejo-Nájera. 

Vicky Martín Berrocal se presentó ante los jueces con un plato de mentira con una mandarina sin pelar cubierta de chocolate. «No he sabido qué hacer, me he bloqueado. El plato no se puede comer porque no hay nada, lo siento. Mi cabeza no daba para más...», intentó excusarse la diseñadora. «No puede comerse, tiene cáscara», avisó a Samantha Vallejo-Nájera cuando se disponía a probar su elaboración. «Siempre hemos dicho que los celebrities no recibiréis un trato singular por el hecho de ser Celebrity. No me interesa absolutamente nada lo que me tengas que contar. No hay idea, no hay motivación ninguna en este plato», le espetó un Jordi Cruz muy enfadado. «Esto es una ofensa terrible a mi trabajo porque llevo tres pruebas mirándote y comer en una cocina está muy mal visto y lo haces, reírte cuando uno toca y tampoco me gusta, pero que vengas aquí y hagas esto... Sigue así y te prometo porque me llamo Jordi Cruz, hoy te vas», le aseguró.