Ana Obregón: «Preferiría que Álex hubiese muerto en un accidente de coche, sufrió muchísimo»

Martín Bastos

INFORMACIÓN

«Me hubiese prostituido si no tuviese el dinero para llevarlo a Nueva York», aseguró, reivindicando que ahora la protonterapia existe en España gracias a Amancio Ortega y «está aquí al alcance de todos»

23 feb 2022 . Actualizado a las 10:20 h.

Ana Obregón se abrió en canal con Bertín Osborne. Rescató los recuerdos del infierno que ha vivido en los últimos cuatro años, algunos que había intentado olvidar, para mostrarle al público el sufrimiento por el que pasó su hijo Álex Lequio antes de morir de cáncer con tan solo 27 años. Lloró, se derrumbó varias veces fundiéndose en los brazos de Bertín Osborne, un amigo con el que mantuvo un breve noviazgo, que secó sus lágrimas y no pudo tampoco evitar derramarlas ni revivir las tragedias vividas en carne propia. 

¿Hay mayor tragedia para una madre, para un padre, que enterrar a un hijo? Ana Obregón es desde el 13 de mayo del 2020 una de esas personas para las que no existe palabra en el diccionario para definir lo que supone perder un hijo, como asegura Sergio del Molino en su libro La hora violeta, tras vivir un trance similar al de la actriz y presentadora. Son parte de un colectivo atrapado en esa hora violeta infinita. Porque Ana Obregón, casi dos años después de enterrar a su único hijo a los 27 años víctima de un sarcoma de Ewing, sigue de duelo, sigue aprendiendo a vivir sin él. 

Ana Obregón citó a Bertín Osborne en Marbella, lugar al que acude a descansar, a respirar para estar sola y mirar el mar. «Estoy nerviosa, Si no fuera contigo no estaría en ningún otro lugar», le dice a su amigo y presentador antes de fundirse uno de los muchos abrazos que se darán a lo largo de la noche. «Estoy preparada, han pasado 21 meses…», cuenta antes de desvelar que para esta cita con el público tan especial va a ponerse un vestido «que lleva 30 años en una percha en el armario: es el vestido que me puse para viajar a Italia y contarle a la familia de Alessandro que estaba embarazada». Todo tiene un significado para Ana Obregón, todo parece un homenaje a su añorado hijo.