El anillo de compromiso «maldito» que unió a Tamara Falcó y Diana de Gales

Martín Bastos

INFORMACIÓN

Tamara Falcó muestra su anillo de compromiso en «El hormiguero»
Tamara Falcó muestra su anillo de compromiso en «El hormiguero» Antena 3

La marquesa de Griñón dejó sobre la mesa la joya de Íñigo Onieva, con un precio de 14.500 euros, antes de salir del piso que compartían en el centro de Madrid

30 sep 2022 . Actualizado a las 09:07 h.

Tamara Falcó abandonó la casa que compartía con Íñigo Onieva el pasado sábado por la mañana y lo último que hizo antes de salir por la puerta fue dejar sobre la mesa el anillo de compromiso que su ya exnovio le había regalado unos días antes. Se trataba de una original sortija compuesta por tres diamantes en forma lágrima, una señal de lo mucho que aquella joya iba a hacer llorar a su propietaria. Muchos se preguntan ahora si el novio traidor habrá conservado el recibo de compra para poder hacer la devolución de esta valiosa joya, aunque a estas alturas ya todo el país ha podido ver que está usada.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Es evidente que Onieva engañaba a su novia, pero, tal vez para limpiar esa mala conciencia de hombre rancio, lo que sí hizo fue dejarse una fortuna en el anillo. En total eran tres diamantes de 0,30 quilates cada uno sobre una pieza de oro blanco con un valor total de 14.500 euros. La joya es una creación de Gaia Repossi para la prestigiosa firma italiana de la familia Repossi, que solo está al alcance de los bolsillos más privilegiados de este planeta.

Esta marca de lujo tan selecta ha creado un vínculo invisible entre Tamara Falcó y la fallecida Diana de Gales. En sus últimos días de vida, la princesa se había enamorado de un anillo que había visto en un escaparate de esta lujosa joyería en Saint-Tropez, donde pasaba sus románticas vacaciones con Dodi Al-Fayed. La pareja citó en un hotel a Alberto Repossi, padre de la creadora del anillo de Tamara, para tomar las medidas del dedo anular de Lady Di y encargar la joya. El modelo se llamaba Dis-Moi-Oui (Dime que sí). El joyero contó hace pocos años al diario italiano Corriere della Sera que Dodi y Diana solicitaron que el anillo estuviese listo el 30 de agosto porque el 1 de septiembre tendría lugar «un anuncio importante». El 30 de agosto de 1997, Dodi Al-Fayed acudió a recoger su encargo a la joyería que Repossi tiene en París a pocos metros del hotel Ritz, donde él y Diana se alojaban. Pocas horas después, ya en la madrugada del 31 de agosto, ambos perdían la vida en un accidente que ya es historia.