El papa viaja a Birmania en pleno drama de los rohinyá

El país está acusado de estar realizando una limpieza étnica con esta minoría musulmana

.

ciudad del vaticano / efe

El papa Francisco emprendió ayer por la noche una visita a Birmania y Bangladésh, que empezará hoy y concluirá el 2 de diciembre, para llevar su apoyo a las pequeñas comunidades católicas, al diálogo y la reconciliación en pleno drama de los rohinyá.

Francisco afronta uno de sus viajes diplomáticamente más difíciles que incluye Birmania, un país acusado incluso por Estados Unidos de estar realizando una limpieza étnica contra la minoría musulmana de los rohinyás, a la que discrimina y persigue, lo que ha obligado a cientos de miles de ellos a huir a los países limítrofes.

Esta semana, los Gobiernos de Dacca y Naipyidó firmaron un memorando de intenciones que abre el camino para el regreso de los mas de 650.000 desplazados rohinyá, pero sin dar detalles de cómo regresaran ni en qué condiciones, ya que Birmania no los reconoce como ciudadanos. Una situación tan delicada que ha provocado que incluso la Iglesia local haya pedido a Jorge Bergoglio que no pronuncie el término rohinyá, a pesar de que el pontífice ha denunciado su situación en varias ocasiones, para evitar problemas y brotes de violencia entre los más extremistas.

El portavoz del Vaticano, Greg Burke, lo ha definido como «un viaje al viejo estilo», debido a las dificultades de comunicación y la falta de directos televisivos como eran antes de las visitas papales.

Una vez que Bergoglio aterrice en el aeropuerto internacional de Rangún, no hay previsto nada en su agenda, pero Francisco podrá sorprender con algún acto no oficial. Antes de partir, el papa ha pedido oraciones por las víctimas del atentado terrorista en Egipto. El primer viaje de un pontífice a Birmania, país con el que firmó las relaciones el pasado mayo, comenzará oficialmente con su visita a la capital, Naipyidó, para reunirse con las autoridades.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El papa viaja a Birmania en pleno drama de los rohinyá