Donald Tusk a Trump: «Aprecia a tus aliados, no tienes muchos»

El magnate dice que le será más fácil hablar con Putin que con los socios de la OTAN

.Tusk, Stoltenberg y Juncker, este martes, antes de la firma del comunicado conjunto
Tusk, Stoltenberg y Juncker, este martes, antes de la firma del comunicado conjunto

bruselas / corresponsal

La Unión Europea ha dicho basta. Basta a los improperios, a las mentiras y las provocaciones del presidente de EE.UU., Donald Trump. La verborrea del magnate alcanzó los últimos días sus cotas más altas coincidiendo con los preparativos de la reunión que estos dos días mantiene con sus socios de la Alianza Atlántica en los cuarteles de Bruselas.

El magnate aterrizó este martes en la capital belga a bordo del Air Force One, dispuesto a guerrear y acaparar la atención pública. A golpe de tuit, acusó a los europeos de ser unos «aprovechados» por beneficiarse de la protección que ofrece su país bajo el paraguas de la OTAN y vertiendo críticas a las barreras comerciales impuestas por la UE a los productos estadounidenses.

Ni la diplomacia blanda, ni los informes estadísticos, ni los cursillos acelerados de comercio internacional, ni los esfuerzos de contención le han servido a la UE para aplacar a Trump desde que aterrizó en la Casa Blanca, así que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, decidió en plena víspera dar un giro de timón a su estrategia y contraatacar.

«Querida América, aprecia a tus aliados, después de todo no tienes muchos», deslizó apuntando directamente al magnate como responsable de la precaria situación que atraviesa la relación trasatlántica. El polaco cuestionó abiertamente las nuevas amistades entabladas por Trump, quien se reunirá el próximo lunes con el presidente ruso, Vladimir Putin. «Señor presidente, le ruego que recuerde esto mañana [por hoy], cuando nos reunamos en la cumbre de la OTAN, pero sobre todo cuando se reúna con el presidente Putin: Siempre vale la pena saber quién es tu amigo estratégico y quién es tu problema estratégico».

Pero la visión que tiene el norteamericano de la «estrategia política» se basa más en el músculo que en la inteligencia: «Francamente, Putin puede ser el más fácil de todos en mi viaje por Europa. ¡Quién lo habría pensado!», aseguró Trump ignorando las llamadas de alerta de la OTAN ante el hambre desestabilizadora que muestra Moscú. Tusk trató de persuadirlo una vez más: «Querido Trump: América no tiene y no tendrá mejor aliado que Europa. Gastamos varias veces más en defensa que Rusia y tanto como China. Es una inversión en la defensa común de americanos y europeos», sostuvo durante una rueda de prensa con el presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker, y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

El noruego estará en la reunión que mantendrán los socios para dirimir la desigual contribución a la defensa de la Alianza. Aunque reconoce que Europa «tiene que redoblar los esfuerzos», Stoltenberg sacó a relucir nuevas cifras que apuntan a un aumento progresivo del gasto entre los países de la UE, concretamente entre las grandes potencias como Alemania, Francia, Italia y España. París (1.81 %) se acerca al objetivo del 2 % del PIB fijado por los aliados. Berlín (con el 1.24 %) y Madrid (0.93 %) siguen lejos. «Los países de la OTAN tienen que pagar más. Los EE.UU. tienen que pagar menos. ¡Es muy injusto!», protestó Trump en las redes sociales.

El norteamericano quiere que la UE aumente su contribución y que lo haga en equipamiento estadounidense, pero los Veintiocho tienen otros planes. Invertirán más dinero en defensa, pero de cuño europeo y a su propio ritmo, sin desmantelar sus modelos sociales. Las quejas de Trump motivaron la respuesta de Tusk. Puestos a leer la cartilla, el polaco recordó que la UE acudió en auxilio de EE.UU. tras el 11-S y trabajó codo con codo con el ejército estadounidense en la guerra de Afganistán, en la que 870 solados europeos perdieron la vida.

Nada evitará el choque de trenes. Trump y los europeos tienen visiones opuestas de la gobernanza global. El proteccionismo, unilateralismo y agresividad del primero contrastan con la defensa del comercio internacional, el multilateralismo y la diplomacia que la UE trata de preservar.

Sánchez anunciará que España no gastará el 2 % del PIB

¿Por qué España incumplirá el objetivo de gasto de la OTAN? Donald Trump exigió explicaciones por carta a La Moncloa y lo volverá a hacer durante la reunión de hoy en Bruselas. El Gobierno de Pedro Sánchez da por hecho, sin embargo, que no alcanzará el suelo del 2 % del PIB previsto para el 2024, plazo acordado por los aliados. Como mucho se podrá rozar el 1.53 % del PIB.

El país sigue a la cola en contribuciones. Aunque sí supera el umbral del 20 % de gasto en equipamiento y es el séptimo mayor contribuyente, España es el tercer socio que menos esfuerzos invierte en la Alianza Atlántica (0,93 % del PIB u 11.391 millones de euros), por delante solo de Bélgica y Luxemburgo. Una cifras difíciles de defender a los ojos de Trump. Esa misión hercúlea es la que deberá llevar a buen término Sánchez en su primera cita con la OTAN y también con el líder norteamericano.

El español aterrizó en la capital europea con una batería de explicaciones bajo el brazo. Necesita convencer al magnate y al resto de socios para que relajen los compromisos y tengan en cuenta que las contribuciones españolas a la defensa común van más allá del PIB. La participación de España en misiones de la OTAN, con la que tiene desplegados a 1.161 efectivos, las operaciones de la ONU (616) o su aportación a la coalición contra el Estado Islámico (757) deberían contabilizar.

Aunque Sánchez acude con argumentos y con la capacidad de desplegarlos en el idioma de Trump, no está claro que el magnate hable la misma lengua a pesar de todo. Si algo ha quedado patente en las reuniones previas con los líderes europeos es que las conversaciones con el multimillonario a menudo se acaban convirtiendo en un diálogo de sordos.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, instó a todos los países aliados, incluido España, a contribuir con más determinación a la defensa de la Alianza Atlántica. «Es una cuestión de justicia y credibilidad», recordó el noruego, quien admite que no existe todavía un «reparto justo de la carga». Está previsto que Sánchez apoye, junto a los 28 líderes restantes, un nuevo plan para movilizar 30 batallones mecanizados, 30 escuadrones aéreos y 30 buques de combate para la defensa del Continente europeo. Un contingente que debería tener la capacidad de ser desplegado en menos de 30 días.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Donald Tusk a Trump: «Aprecia a tus aliados, no tienes muchos»