Así seran los próximos Peugeot

Más atractivos, mejor equipados y con tecnología de vanguardia para que la marca del grupo PSA se posicione más cerca de otras premium. El nuevo 3008 llegará en octubre


El nuevo 3008 supone un cambio radical respecto al modelo actual que lleva ese nombre. Estéticamente no tienen nada que ver y en este caso se trata de un crossover al más puro estilo, un coche compacto, de 4,45 metros de longitud que incorpora la plataforma EMP2, usada ya en modelos como el Peugeot 308 o el Citroën C4 Picasso y que permite adelgazar al 3008 cien kilos de peso, además de incorporar tecnologías nunca vistas en la marca.

A primera vista el nuevo 3008 es muy agresivo, con la nueva parrilla vertical marca de la casa, flanqueada por faros de mirada felina, capó con nervaduras atléticas y una inserción cromada lateral, unas llantas de hasta 19 pulgadas, molduras protectoras en parte baja de paragolpes, pasos de rueda y bajos de puertas, barras de techo perfiladas, y como opción un techo negro brillante que proporciona una personalidad Premium a este coche. También los pilotos traseros con las tres garras del león siguen marcando estilo.

Sorpresa interior

Como en los huevos Kinder, la sorpresa está en el interior ya que bajo el nombre de i-cockpit, Peugeot sigue mostrando audacia con un volante achatado arriba y abajo y un cuadro de instrumentos totalmente digital. Una pantalla digital de 12,3 pulgadas de gráficos futuristas y totalmente personalizable desde un mando en el volante permite configurar el tablero a la carta. La experiencia se amplifica con un botón que nos brinda intensidades de iluminación y colores diferentes, ambiente musical, masajes en los asientos y hasta gama de fragancias. Lujo francés. Todo el interior rezuma vanguardia.

Además de percepciones Peugeot pretende que el nuevo 3008 brinde sensaciones a su volante. Aunque se tratará de un crossover con dos ruedas motrices, el Advanced Grip Control permitirá optimizar la motricidad off road con cinco modos (normal, nieve, arena, barro y ESP off), que combinado con neumáticos de invierno y nieve, y control de descensos posibilita incursiones por terrenos complicados.

Lo mejor del bagaje de propulsores del grupo PSA estará a disposición en el 3008. En gasolina, cada día más en boga, el laureado Pure Tech 1.2 de 130 caballos y el 1.6 THP de 165, unidos a la nueva caja automática EAT6 y en diésel con los Blue HDi 1.6 de 100 y 120 caballos y los 2.0 de 150 y 180. Dinamismo mezclado con consumos y emisiones moderados.

En lo que ha dado un salto definitivo el nuevo 3008 es en sistemas de ayuda a la conducción. Este modelo se pone ya a la altura del 508, el tope de gama de la marca francesa, ya que puede equipar alerta de distancia que avisa ante el riesgo de colisión y freno automático de urgencia que al detectar un peatón hasta 60 km/h. puede detener el vehículo. Tampoco faltará la cada día mas democratizada alerta por cambio de carril, que entre 65 y 180 km/h puede además corregir la trayectoria del vehículo.

La misma cámara medirá las trayectorias del conductor para determinar el cansancio del mismo y avisarle mediante señales luminosas y sonoras si está a punto de quedarse dormido.

Esa pluriempleada cámara en el parabrisas también reconoce las señales, las lee y nos dice a qué velocidad podemos ir en cada tramo.

Un radar instalado en la parte baja de la parrilla mide la distancia y velocidad respecto a los coches que nos preceden, manteniendo la velocidad de crucero o frenando. Por último, el 3008 es capaz de aparcar por sí solo si se le equipa con el park assist.

El nuevo Peugeot 3008, que abre una nueva era en la marca, se presentará en primicia en el Salón del automóvil de París y se fabricará en la factoría francesa de Sochaux.

Las ventas de crossover se han multiplicado por 2,5 desde 2009 y hasta hace poco Peugeot tenía dependencia de Mitsubishi en este tipo de vehículos. Con este 3008 abre un nuevo camino propio.

Tags

Así seran los próximos Peugeot