Mercedes prepara el lanzamiento de los nuevos AMG GLS 63 y GLE S 4Matic+

manolo calleja REDACCIÓN

MOTOR

Incorporan los nuevos motores V8 con electrificación de 48 voltios

11 jun 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Los nuevos Mercedes-AMG GLS 63 Matic+ y el GLE 63 S 4Matic+ se pondrán a la venta este verano, aunque la marca de la estrella ya admite pedidos de los modelos que incorporan los nuevos motores V8 de Affalterbach con electrificación de 48 voltios. Los SUV más potentes de Mercedes-AMG, son ahora más eficientes gracias a su tecnología de hibridación suave y gracias a ello contarán con el distintivo ambiental ECO de la Dirección General de Tráfico.

El motor AMG V8 Biturbo de 4.0 litros y 612 CV de potencia, se combina por primera vez con el alternador arrancador EQ Boost. Ello va acompañado de una potencia eléctrica adicional de 22 CV, la red de a bordo de 48 voltios, la desconexión de cilindros y el filtro de partículas para motores de gasolina para ofrecer la máxima eficiencia.

Este potente motor con montan los modelos GLS 63 4Matic+ y el GLE 63 S 4Matic+, está equipado como decíamos con un alternador arrancador EQ Boost integrado de forma compacta entre el motor y el cambio. La potencia adicional (22 CV) disponible brevemente permite acelerar con gran espontaneidad, tanto a vehículo parado como por ejemplo en maniobras de adelantamiento. Este innovador componente aporta además la electricidad necesaria para la red de a bordo de 48 voltios y asume también determinadas funciones de propulsión híbrida. Entre estas se encuentran la aportación de una potencia adicional boost, la recuperación de energía al frenar, la optimización del punto de carga en el que trabaja el motor térmico, la función del planeo y las puesta en marcha casi imperceptible del motor en relación con la función de parada y arranque. El alternador arrancador EQ Boost se encarga también por primera vez de la regulación del número de revoluciones de ralantí. Estas funciones hacen posible reducir el consumo en una medida que, hasta ahora, estaba reservada a la tecnología híbrida de alto voltaje. Por otra parte, la moderna red de a bordo de 48 voltios hace posible la implementación de nuevas tecnologías y alimenta con fiabilidad los consumidores eléctricos de abordo, como por ejemplo los estabilizadores activos o los elementos calefactores.