Estupor por la muerte de Jaime Gil y Diego Calvo en el ralli Villa de Llanes: investigan las causas del siniestro

Manolo Calleja REDACCIÓN

MOTOR

Zona del Rally Villa de Llanes, donde el piloto Jaime Gil y su copiloto, Diego Calvo, han perdido la vida
Zona del Rally Villa de Llanes, donde el piloto Jaime Gil y su copiloto, Diego Calvo, han perdido la vida Paco Paredes | EFE

En Asturias no hay antecedentes de accidentes con participantes muertos en las competiciones automovilísticas, aunque sí hubo que lamentar la muerte de aficionados

26 sep 2021 . Actualizado a las 09:29 h.

Nadie se explica cómo pudieron fallecer Jaime Gil Vitoria y Diego Calvo tras impactar su Seat Marbella contra un guardarraíl en la bajada del Fito hasta Colunga en el que era el séptimo tramo de la 44 edición del rali Villa de Llanes. Ni miembros de la organización ni varios de los pilotos participantes, que vieron el vídeo del accidente, se explican lo sucedido. Todos lo achacan a la mala fortuna e incluso se apuntó la posibilidad de que fallaran los sistemas de seguridad de dentro del habitáculo del vehículo.

Según testigos presenciales del accidente, tras el impacto nadie pensaba en el fatal desenlace, cuando de inmediato acudieron a socorrer a los pilotos y se encontraron con los dos deportistas muertos. Tal como se puede apreciar en el vídeo de un aficionado que corrió como la pólvora en las redes sociales, se observa cómo el vehículo sale de una curva de izquierdas para afrontar una pequeña recta antes de negociar una curva de derechas larga, el Seat derrapa, el piloto no lo puede controlar e impacta con la parte trasera izquierda contra el guardarraíl. Es cierto que es en bajada, que los coches alcanzan una velocidad importante y que el Marbella es un vehículo pequeño y endeble ante un impacto como este.

Un destacado comisario asturiano consultado por este periódico, tras visualizar en varias ocasiones el video, manifestó que «con las barras antivuelco en buen estado, los cinturones de seguridad perfectamente anclados y en buen uso, aparentemente el impacto no parece tan fuerte como para que perdieran la vida los dos integrantes del equipo». «Hubo muy mala suerte» se lamenta.  Ahora serán las autoridades, junto a los comisarios de la carrera, quienes abrirán una investigación para determinar las causas del accidente. En la sede central de la organización en el Casino de Llanes, todo eran lamentaciones, mientras que miembros de la federación asturiana y española de automovilismo y miembros de la Guardia Civil cambiaban impresiones sobre el luctuoso suceso. Hasta este centro operativo se trasladó también Beatriz Álvarez Mesa, directora general de deportes del Gobierno del Principado.