Algamar xenealoxía


¿Cómo ye la to voz cuando entames a escribir? ¿Paezse a ti? ¿Paezse a otra? ¿O paezse a otru?

Pienso en Chimamanda Ngozi. Nes primeres ficciones qu'escribiera. Ella, dende lo profundo d'África, cuntaba histories de nenos roxos qu'almorzaben mermelada d'arándanos. ¿Qué tenía que ver eso cola so esperiencia, cola so realidá? Incluso nes ficciones qu'imaxinaba, ella sentíase ensin pensalo poco pertinente de ser cuntada.

Entamamos a escribir como homes, porque son fundamentalmente homes los autores que lleemos. Autores estupendos, necesarios, que nos dan claves p'algamar daqué colo que comprender cómo furrula'l mundu. O pa vivir con menos soledá. Pero señores que falen en masculín y nosotres con ellos. Alcontrar la voz ensin malapenes referentes muyeres. Na llingua na que deprendes delles coses esenciales, vas sumando les voces de la xeneración del surdimientu, voces que vinieren dempués. Polo xeneral, más voces d'homes, claro. Y cuando mires pa la to xeneración, la inmediatamente anterior, dalgún nome, pero pocos faros. ¿Nun escribieren les asturianes? ¿O tamos cola mesma situación que n'otres llingües y toca bucear?

La xera y l'enfotu va por cuenta de la poeta Llurdes Álvarez. El mimo col que ficiera esta antoloxía d'escritores asturianes da respingu. Asina la piel el xueves pasáu mientres presentaba'l llibru nel Centro Asturiano de Madrid. Asina la piel col llibru nes manes. Toes estes voces canten agora selequino al mío oyíu. Voces d'autores qu'atopo nes biblioteques, y voces que nun daba con elles.

Autores fundacionales como Xosefa Xovellanos o Nené Losada Rico (y más d'un sieglu ente una y otra). Autores que pa mín son, en cualquier llingua, referente, como Berta Piñán, Esther Prieto, Marta Mori, Vanessa Gutiérrez. Hermanes n'esti armar col llingüaxe mensaxes lo más precisos, puntinos vibrantes ente'l ruíu que son guía pal mio esnalar d'esperteyu.

Un corpus na mio llingua. Una antoloxía pa nun dexar nublina enriba la memoria. Escritores asturianes pa que la mio realidá tenga espaciu na lliteratura, pa nun dir a referentes d'homes blancos occidentales n'otres llingües: construcciones que, d'otra manera, acaben por nun paecese a naide.

Ye bien interesante lo qu'apunta Esther Prieto, poeta que también ta n'esta antoloxía: paez que 92 muyeres valen un home. De la mesma manera que tamos faltes d'estes publicaciones que faigan xenealoxía, faennos falta también nomes d'autores asturianes que rellumen como los nomes de los autores homes. Nun tamos falando de cuota nin de facer lo «políticamente correuto». Tamos falando de que merecemos una Historia de la nuesa cultura, de la lliteratura del país, que sía xusta, que nun nos dexe pa segundo planu voces per potentes namás que porque sían voces de muyeres.

Hai camín per delantre. Siguimos.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Tags
Comentarios

Algamar xenealoxía