La revolución de la realidad


Cuando seamos una república independiente no saldremos de la UE ni del euro. Y si salimos será solo de forma temporal, quince o veinte días, hasta que Merkel y Macron vean a los primeros guardias civiles cargando con las porras, nos envíen a los cascos azules de la ONU y nos admitan otra vez.

Cuando seamos Dinamarca con sol se acabarán los recortes sociales, le subirán las pensiones a los yayos, nos quitarán los peajes, no habrá atascos y los trenes llegarán siempre en hora, porque los políticos catalanes no son como los corruptos españoles, casi todos del PP, y el dinero de nuestros impuestos no se perderá en comisiones y cajas B.

Cuando lleguemos a Ítaca no volveremos a sufrir atentados yihadistas, porque no tendremos ejército (ya dijo Artur que es suficiente con pagar una pequeña cuota a la OTAN) ni venderemos armas a Arabia Saudí. Si algún día hay algún pequeño incidente, que no lo creo porque los chicos de la CUP en cuanto seamos independientes van a madurar, los mossos no cargarán como las fuerzas de ocupación españolas. Nosotros no somos así, nuestra revolución es la de la sonrisa, canta conmigo: ¡Las calles serán siempre nuestras!

¿Y la economía? Ningún problema, lo acaba de decir Oriol en televisión: es mentira que las empresas se estén yendo, más fake news del Gobierno español. No creo que sea para tanto lo del boicot a productos catalanes. Los españoles no tienen motivo para quejarse. No tenemos nada contra ellos, podemos seguir siendo buenos vecinos. ¿Acaso vamos a dejar nosotros de comer jamón?

Además, esto de la frontera con Huesca es una intoxicación del CNI. Vamos a ver, todos podremos elegir qué nacionalidad queremos. Yo incluso estoy valorando muy seriamente quedarme también con la nacionalidad española, que tampoco pasa nada, y para ir de vacaciones a algún sitio exótico, hasta puede venir bien.

¿Y si algún banco se va? No creo que ocurra. Me ha dicho un cuñado charnego que fue lo que pasó en el Quebec, pero ha salido Junqueras en TV3 diciendo que aquí es imposible. Oye, que el Sabadell se puede ir, siempre han sido medio españoles. Pero La Caixa... Espera, que me ha entrado un whatsapp. Ah, vale, La Caixa. Bueno mira, vivimos en un mundo global, hoy en día por Internet puedes tener el dinero en cualquier banco del mundo.

¿Y el Barça? Eso es lo que veo más complicado. A ver, entre tú y yo, yo preferiría que el Barça siguiera jugando la liga del Estado, sobre todo por ganarle al Madrit, pero somos demócratas, qué narices, hay que respetar el derecho a decidir del soci culé, jugaremos donde el soci decida. España, Francia, una liga catalana. A mí me haría especial ilusión la Premier, y si no, en Escocia nos harán un hueco. Con Ryanair son dos horas. En todo caso, lo importante es la Champions. Seguro que Messi está de acuerdo...

Comentarios

La revolución de la realidad