¿Cuántas veces se acabó «GH»?


Para gran parte de la crítica televisiva y de los espectadores que no lo ven el final de Gran Hermano es una especie de crónica de una muerte anunciada. Un dèjá vu constante que se repite cada vez que comienza una nueva temporada, sobre todo desde que se ha ido la gran Milá. Pero esta revolución que se sigue al pie de la letra y se explicita en opiniones de enjundia resulta falsa en la realidad del reality. No hay fin todavía, no es cierto que la audiencia se haya cansado de Gran Hermano, por mucho que a nosotros nos hastíe una y otra edición. Pero el fenómeno, que parecía haber empezado a dar síntomas de agotamiento y que muchos celebraban, sigue vivito y coleando. Para muestra la audiencia que hizo el jueves pasado y que congregó a casi dos millones de personas. No son los récords de otros tiempos, es verdad, pero tampoco se puede decir a boca llena que el programa esté desplomado. Cuántos no sacarían pecho si su espacio fuese seguido en el prime time por ese numeroso público. Podemos repetir una y otra vez que GH ha muerto, que Jorge Javier está agotado, que Telecinco no lo ve nadie, que esos programas solo los pone la gente sin criterio, por no decir gentuza. Cada uno puede etiquetarlo como quiera, darle las vueltas que desee o pelearse contra el muro de la audiencia... que ha decido, casi veinte años después, que la puerta de Gran Hermano sigue abierta.

Comentarios

¿Cuántas veces se acabó «GH»?