Motivos de la necesidad de la movilización por un gobierno de unidad PSOE y Unidas Podemos

OPINIÓN

29 may 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

La esperada derrota municipal y autonómica de Unidas Podemos, mayor que las generales, ha sido en parte por la división creada por Errejón, Manuela Carmena, Llamazares o las confluencias de Compromís o las Mareas, pero sobre todo ha sido por el discurso superfluo, genérico y disperso dado en el ámbito municipal y autonómico, más centrados mediáticamente en políticas identitarias de lengua, género o animalismo, que en respuestas claras ante la crisis económica y la precariedad laboral y social de la clase trabajadora. Pablo Iglesias corrigió en parte el discurso local con impacto en las generales y europeas, pero la división y la jaula de grillos entre Podemos, IU y confluencias en municipios y autonomías, más preocupados por los animalitos, el canto o su sexualidad que por la clase trabajadora o España, el impacto ha sido mortal, así se explica en «apuntes sobre la inflexión política de Unidas Podemos».

La dirección socialista con su discurso social, baraja pros y contras de las alianzas del futuro gobierno de la nación. Parten con la presión de la militancia y votantes que piden un gobierno con Unidas Podemos, pero este es rechazado por la oligarquía financiera globalista, grandes empresarios y la troika europea, que apuestan por un gobierno con la derecha neoliberal de Ciudadanos, para anular su carácter social de izquierdas que ha sido quien le ha dado el gobierno. En medio, un gobierno en minoría con acuerdos puntuales tipo portugués, permitido por la triada neoliberal de la Comisión Europea, Banco Central y Fondo Monetario Internacional, que huye de la fórmula griega de gobierno de unidad popular de la izquierda, boicoteado por el poder económico y de esta actitud política dubitativa del PSOE, deviene la necesidad de la movilización por el derecho a gobernar, ante un medio que puede ser muy amplio.

Es necesaria, porque en estas elecciones generales el principal derrotado ha sido el neoliberalismo de los partidos de la burguesía del PP, Cs, VOX, PDCAT y otros minoritarios, ante el cambio de la actual dirección del partido socialista, que viendo la realidad de miseria y exclusión social que dejaron las políticas neoliberales del PSOE de Zapatero, se autoexcluyeron de estas posiciones en el ejercicio de gobierno, con una política económica más social y bajo acuerdos con Unidas Podemos, por lo tanto corresponde como derecho democrático, el ejercicio de un gobierno del pueblo que desarrolle políticas económicas, que profundicen los derechos sociales y la redistribución económica, como explicamos en «porqué el único voto útil es el de Unidas Podemos». Cualquier oposición de rechazo bajo presión o acoso político a esta opción por los poderes fácticos y económicos, deben ser tratados como un ejercicio involutivo antidemocrático ante el pueblo, que pretende impedir violentando la ley, el gobierno de la mayoría como democráticamente por su victoria, le corresponde al campo popular.