«Trabajador infatigable, mente preclara, leal y combativo»

Paz Fernández Felgueroso, exalcaldesa de Gijón firma este artículo que reconoce el trabajo infatigable de Areces en la política Asturiana

Vicente Álvarez Areces en 1968
Vicente Álvarez Areces en 1968

Para Tini habría sido un grandísimo privilegio y una gran alegría recibir personalmente este galardón, que representa su amor por Asturias y el reconocimiento de su querida Asturias a su trayectoria vital. Pero en la actividad política no todos los momentos son oportunos y la regulación de estos galardones impide otórgaselos a altos cargos en activo, y por suerte, hasta su último aliento, el senador Álvarez Areces estuvo activo y activado para trabajar por sus paisanos.

Esta medalla honra su memoria, y sin duda es un emotivo recuerdo para su familia y para que su persona permanezca en la memoria colectiva con los valores que le caracterizaron en su dilatada trayectoria vital dedicada a lo publico, al trabajo por el progreso solidario y al papel que desempeñó en los avances y posición de la Asturias del primer tercio del siglo XXI.

Trabajador infatigable, mente preclara, leal con sus compañeros y combativo con argumentos impecables frente a sus adversarios políticos, en sus primeros posicionamientos cuando accedió en 1999 a la Presidencia del Principado expuso como proyecto global que trabajaría «en la modernización de Asturias en todos los ámbitos de sus competencias configurando una comunidad autónoma bien comunicada hacia el exterior, con el resto de España y con Europa, y bien vertebrada interiormente, con las mejores infraestructuras que demanda la nueva sociedad del conocimiento, con los mejores recursos para el desarrollo de una actividad económica diversificada, productiva y sostenible y con el mejor entorno y los recursos públicos más idóneos para el desarrollo de las personas con independencia de sus condiciones económicas y de su lugar de residencia. En resumen, crear las condiciones para el progreso de toda la sociedad asturiana sin exclusiones y con las mayores oportunidades para la formación, la salud, el bienestar y la participación social».

El presidente Areces desplego a lo largo de sus tres mandatos como presidente una intensa actividad de comunicación de venta en el mejor sentido de la palabra de Asturias, en numerosas y muy ilustrativas intervenciones.

Describió entusiásticamente Asturias como comunidad autónoma de oportunidades, entre otros, en misiones empresariales o sindicales, en foros como los de Cinco Días o Europa Press. En entes institucionales como la Asamblea General de Conferencia de Regiones Periféricas Marítimas o en el Comité de las Regiones de la Comunidad Europea en Bruselas, en el que sus dictámenes, como el de más allá del PIB y otros fueron muy apreciados.

El alcalde Areces fue persona clave en la transformación de Gijón. El presidente Areces fue un político incombustible que se propuso desplegar todas las iniciativas conducentes, en el objetivo de una Asturias, conservadora y al propio tiempo innovadora de su estructura económica, de su industria, de su campo, de su actividad humana, propiciando su competitividad e internacionalización. En suma un político incombustible de largo recorrido.

He compartido como amiga, compañera y responsable política muchos momentos con Tini, desde la predemocracia, él en el PC y yo en el PSP, y posteriormente en la ya España democrática en el PSOE. Coincidimos en nuestras respectivas etapas de trabajo en Madrid o en Asturias, yo en la Consejería de Industria, Comercio y Turismo y él en la alcaldía de Gijón, y más tarde yo en la alcaldía de Gijón y él en la presidencia del Principado. Recuerdo cómo nos gustaba despachar, hablar de asuntos concernientes a Gijón, relacionados con competencias autonómicas paseando por la ciudad, y cómo, en esa cercanía que le caracterizaba de saludo, los vecinos y vecinas de nuestra villa se nos acercaban para saludar, pedir o sugerir algo de su interés y a él le llamaban indistintamente presidente o alcalde, para seguidamente mirar hacia mi y decirme «perdón alcaldesa», lo que me hacia reír y a él le encantaba .

Convencido en sus decisiones políticas de que sin riesgo no hay avance, que solo no se equivoca el que nada hace, trabajó denodadamente, en ocasiones contra viento y marea en la implementación de actuaciones que en su momento fueron denostadas por algunos y posteriormente muy valoradas. Le gustaba y la reproducía una cita del novelista francés Victor Hugo que dice: «El futuro tiene muchos nombres: para los débiles es lo inalcanzable; para los temerosos lo desconocido, para los valientes la oportunidad», adicionando como propio que la sociedad asturiana ha sido valiente, que los asturianos somos valientes colectivamente.

La entrega de la Medalla de Oro por el gobierno del Principado de Asturias a Vicente Álvarez Areces a título póstumo, es un acto de reconocimiento a su entrega a la mejor Asturias, y es un acto de justicia y consuelo para quienes tuvimos el honor de compartir con el combatiente pólitico Tini Areces amistad e ideales.

Comentarios

«Trabajador infatigable, mente preclara, leal y combativo»