El reto climático


Esta semana se ha celebrado en Nueva York, en la sede de la ONU, la cumbre de Acción Climática, donde uno de los momentos más estelares fue el discurso de la joven sueca Greta Thunberg. Espero que sus palabras no caigan en saco roto aunque me da la sensación de que volvemos a estar ante la enésima reunión de este tipo en la que se habla de un listado de compromisos que los estados terminarán por no cumplir (sobre todo los menos concienciados con el medio ambiente, como EEUU, China e India) y, por tanto, el calentamiento global proseguirá su evolución. No obstante, un total de 77 países se comprometieron a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a cero neto para el año 2050. Hay que tener esperanza en que así será.

Pasos atrás como poner en cuestión proyectos de la índole de Madrid Central tiene sus consecuencias para la salud. Sin duda en la UE debemos ser los más involucrados en esta lucha contra la contaminación para dar ejemplo al mundo. La Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es el marco político internacional que los Estados miembro de Naciones Unidas han asumido como hoja de ruta para la sostenibilidad de la vida de las personas desde una perspectiva social, cultural, económica y medio ambiental. De ahí que los cinco pilares sobre los que se construye la Agenda sean planeta, personas, paz, prosperidad y alianzas. No queda otra opción que fortalecer las políticas ecologistas para hacer cumplir los 17 objetivos de la Agenda 2030. El propósito es llegar a 2030 con una generación eléctrica renovable del 74% del total y con una remisión de emisiones en el conjunto de nuestra economía de un 20%. El horizonte es alcanzar una economía neutra en carbono en 2050.

Hoy en Oviedo/Uviéu, a partir de las 19 horas desde la estación de RENFE, habrá una de las tantas manifestaciones convocadas a lo largo del mundo para manifestar que otro mundo es posible. Parece de cajón que es un tema a defender por todos, sin distinciones, pero sabemos perfectamente que no será así. La derecha no asistirá pero la izquierda también se lo tiene que hacer ver. No basta ponerse la etiqueta de ecologista, sino de actuar en consecuencia. Tampoco se trata de asistir por asistir, sino de tener muy claro que el futuro del planeta pasa sin duda alguna por tomarnos muy en serio esta problemática.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El reto climático