¿Quién va a Cabueñes?


Cabueñes es una zona de Gijón hacia donde mucha gente se desplaza cada día. Tiene un hospital, un tanatorio, un parque empresarial, varios centros de empresas. Edificios de gestión de la universidad de Oviedo, escuelas universitarias, un instituto, el conservatorio de música,…incluso es un centro atractor turístico, con el jardín botánico, la universidad laboral y el centro de arte. Además se organizan espectáculos y congresos que de forma puntual consiguen grandes afluencias de gente. Es decir, en Cabueñes hay varios centros atractores desde el punto de vista de la movilidad en Asturias.

¿Cuánta gente va a estos centros atractores? ¿Desde dónde vienen?. Para saber eso el ayuntamiento de Gijón pagó un cuarto de millón de euros a una consultoría. Desgraciadamente los grupos políticos no se pusieron de acuerdo para demandar a la consultoría y hoy seguimos sin conocer esos datos, porque la consultoría no los entregó y aun así cobró.

Aunque no tengamos conocimiento exacto de los flujos de personas que se mueven hacia Cabueñes, podemos inferir algunas cosas.

A Cabueñes vienen personas a realizar consultas con los especialistas. Personas que tienen un problema de salud y que viven en cualquier punto del concejo de Gijón, de Villaviciosa o de Carreño.  Es decir, una mujer de 80 años con un problema crónico que tenga que visitar al especialista cada tres meses, sea viuda y viva en Peón, tiene que desplazarse a Cabueñes.

A Cabueñes viene mucha gente a estudiar. Un chaval de 15 años que va al conservatorio y vive en Nuevo Roces, va a venir varios días a la semana a Cabueñes.

A Cabueñes viene mucha gente a trabajar. Una chica de 22 años, que acaba de terminar ingeniería informática, vive en Cudillero y ha sido contratada en prácticas en el Parque Tecnológico, tiene que venir todos los días a Cabueñes.

Pero en Cabueñes también vive gente, y con el nuevo Plan general de ordenación de Gijón que aumenta salvajemente la edificabilidad, mucha más, y esa gente, además de ir a Cabueñes a estudiar, trabajar o al médico, también necesita ir desde Cabueñes a otros sitios. Por ejemplo, un hombre de 40 años, con una discapacidad causada por un accidente de tráfico y al que le gusta ir a ver al equipo femenino de hockey de Gijón.

Cuando se planifique la movilidad del barrio, hay que intentar cubrir todas esas personas. Todas ellas tienen los mismo derechos.

La señora viuda de 80 años nunca aprendió a conducir. El chaval de 15 años no puede aún tener permiso de conducir. La chica de 22 años no tiene poder adquisitivo para tener un vehículo privado y no tiene apoyo familiar. El hombre de 40 años no puede conducir.

Si nos planteamos la movilidad en Cabueñes tenemos que pensar en estas personas que no pueden usar el vehículo privado. Hay muchas personas que no pueden conducir su propio vehículo. La movilidad sostenible no es solo sostenible ambientalmente, sino también socialmente. El uso de otros medios de transporte supone para muchas personas la diferencia entre llegar a fin de mes o no llegar, en poder hacer vida social o vivir aislado en tu casa, en poder trabajar o no.

Mejorar los accesos en bicicleta a Cabueñes es algo barato de hacer y necesario. Es algo que implicaría que los carriles bici o las zonas 30 lleguen a los centros atractores sin dar enormes rodeos o pasar peligrosas rotondas. También implicaría tener aparcamientos techados en los diferentes centros atractores. Igualmente debería haber bicicletas de alquiler municipales disponibles en Cabueñes.  Pero todo eso solo serviría al chaval de Nuevo Roces. La mujer de 80 años de Peón no va ir en bici. Y desde Cudillero casi que le auguro que va a llegar tarde a trabajar como decida ir en bici.

Un tren/tranvía/metro que llegue a las inmediaciones del hospital y que salga de las inmediaciones del museo del ferrocarril no le sirve ni al señor de la discapacidad ni al chaval de Nuevo roces. Es más tampoco le sirve a la chica de Cudillero, porque la línea de Feve desde Cudillero tarda muchísimo, y como todas las líneas de Feve está sujeta a continuos retrasos y suspensiones. No es fiable. Luego, para ella, su primer problema no es moverse dentro de Gijón. Su primer problema es llegar a Gijón.

Por eso, tenemos que pensar en todas las personas que van a Cabueñes o viven en Cabueñes, y que tienen diferentes necesidades. No se trata de anunciar la inversión de millones y millones de euros y decir enfáticamente que eso mejorará la movilidad. Igual que en otro artículo preguntaba la movilidad de dónde ahora hay que preguntar, ¿La movilidad de quién?.

Comentarios

¿Quién va a Cabueñes?