¿Quién protege a los niños?


Será que acabo de ver el documental de Parchís de Netflix, donde se cuentan todos los abusos profesionales que sufrieron esos críos cuando eran la ficha roja, la verde, la amarilla o la azul, que todo lo que huela a show infantil termina por espantarme. Tiene que ser eso, porque en realidad nos hemos ido acostumbrando año tras año a que los menores sean el centro de atención en distintos programas de la noche. Los que fuimos a EGB es cierto que veíamos a los niños en horario infantil, ya estuvieran hablando con Caponata o con el panadero de Espinete, aunque no supiéramos en realidad en qué condiciones y cómo estaban trabajando. Pero entonces no había Facebook, ni Twitter ni toda esta movida que consigue que en un solo segundo una actuación de un chiquillo de 3 años dé la vuelta al mundo. Hoy, que vivimos obsesionados por entretenernos con el talento de los más pequeños, proliferan los espacios televisivos en que los niños cocinan, cantan, entrevistan, hacen chistes o imitan como si fueran artistas de más de 18 años cuando no levantan dos palmos. Pero para esos niños que solo requieren aplausos no hay excesiva protección que digamos. Día sí día también salen en las redes sociales sin inconveniente, sabemos de su vida y tienen el beneplácito de la mayoría. Habrá que esperar 20 años, a ver cómo y qué nos cuenta sobre ellos un documental de Netflix.

Tags
Comentarios

¿Quién protege a los niños?