¿Qué es la epilepsia?


La epilepsia es una de las enfermedades neurológicas más frecuentes, afectando al 0,5-1 % de la población general. Debido al incremento de la esperanza de vida, son las personas mayores de 65 años el grupo de edad que más crisis epilépticas presentan. Este tipo de consultas son muy frecuente en los servicios de urgencias hospitalarias, suponiendo la tercera causa de ingreso neurológico.

 Se puede definir como una alteración del cerebro caracterizada por la predisposición mantenida a generar crisis epilépticas y también por las consecuencias cognitivas, psicológicas y sociales que ocasiona. Son producidas por patologías que afectan al sistema nervioso central, siendo los ictus, tumores, traumatismos, malformaciones y el origen genético, las principales causas. La epilepsia es conocida desde épocas muy remotas, las primeras referencias históricas que se tienen provienen de Egipto en el año 3000 a C. Los romanos la denominaban morbus comicialis, ya que los comicios podían suspenderse si en los días previos a su realización, alguna persona sufría una convulsión, siendo una señal de los dioses para evitar una desgracia.

Esta es una de las enfermedades que más afecta a la calidad de vida del paciente, pues siguen existiendo conductas de rechazo en el ámbito social y laboral, con actitudes discriminatorias y estigmatización. Además, las personas con epilepsia tienen una mayor incidencia de morbilidad psiquiátrica que la población general, problemas de ansiedad, depresión y otras patologías asociadas que hacen que la calidad de vida de estos pacientes empeore si no se detectan pronto y se inicia el tratamiento oportuno.

El tradicional punto de vista de que la epilepsia era una condición en la que el pronóstico invariablemente es malo, porque como mínimo comporta un tratamiento crónico, ha cambiado en los últimos años, así se conoce que un 20-30 % de las epilepsias, sobre todo las de inicio en la infancia, remiten espontáneamente, otro 30-40 % remiten con tratamiento con fármacos antiepilépticos y solo un 20-30 % continúan con crisis a pesar del tratamiento médico. Estos pacientes deben ser enviados a las unidades especializadas de epilepsia refractaria para realizar una evaluación prequirúrgica, ya que un porcentaje importante podrían beneficiarse de un tratamiento quirúrgico.

Por F. Javier López González Coordinador de la Unidad Epilepsia Refractaria. Servicio de Neurología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago
Comentarios

¿Qué es la epilepsia?