El doble puñetazo alemán

Eduardo Madroñal
Eduardo Madroñal REDACCIÓN

OPINIÓN

Angela Merkel
Angela Merkel

13 may 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

 «Cuando yo uso una palabra -afirma Humpty Dumpty- quiere decir lo que yo quiero que diga». «La cuestión -replica Alicia- es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes». «La cuestión -concluye Humpty Dumpty- es saber quién es el que manda…, eso es todo».

Merkel ha declarado, con motivo del Día de Europa, que Berlín hará su parte para que la Unión Europea (UE) sea más fuerte tras la crisis del coronavirus. Sus palabras vienen tras el puñetazo doble con el que Alemania ha golpeado al Banco Central Europeo y su autoridad, y a cualquier solución monetaria -frente a la gravísima crisis económica que ha empezado a asolar Europa debido a la pandemia- que sea solidaria entre los países que integran la UE. Las palabras significan lo quiere que digan quien tiene el poder.

Un puñetazo doble son dos golpes tan simultáneos que parecen uno solo. Primer golpe del puñetazo. El Tribunal Constitucional alemán acaba de emitir un fallo por el que declara ilegal el programa de compra de deuda pública (PSPP) del Banco Central Europeo (BCE). El Bundesbank -el banco central alemán- aporta alrededor de un cuarto, un 26%, del capital del BCE. El fallo, consciente y obviamente se ha hecho público cuando la pandemia se extiende por toda Europa. En marzo de 2015 el BCE inició un proceso para facilitar la liquidez monetaria en el seno de las economías de los países europeos con un programa de compra de deuda pública. Sus beneficios alcanzaron en mayor medida a los países más ahogados por la creciente deuda pública surgida principalmente al ser obligadas a rescatar a sus grandes bancos y su deuda privada, entre ellos, España con el 100,5 % de deuda respecto al PIB. El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ya sancionó su legalidad en diciembre de 2018.