La reactivación del turismo

Fernando Salgado
Fernando Salgado LA QUILLA

OPINIÓN

CAIB | Europa Press

19 jun 2020 . Actualizado a las 09:04 h.

Mis parientes, pareja y tres hijos, telefonearon a la casa de turismo rural para reservar alojamiento en julio. La amabilidad inicial de la dueña del establecimiento dio paso a un incómodo silencio al enterarse de que la llamada procedía de Madrid. Solo reaccionó cuando sus futuros huéspedes le recordaron que eran los mismos del año pasado. «No hay problema», dijo entonces.

La anécdota ilustra sobre la enorme dificultad que supone reactivar el turismo en tiempos de pandemia. Se trata de una actividad especialmente sensible al virus, que ataca simultáneamente a oferta y demanda. El turismo, que aporta riqueza y empleo, significa movilidad e intercambio. El virus, que solo aporta muerte y calamidades, necesita movilidad e intercambio para extenderse. Ambos comparten asiento en el avión o camarote en el crucero. En tal tesitura, para cortar el paso al pasajero indeseable tuvimos que cancelar vuelos, cerrar fronteras y recluirnos en casa. Prohibir el turismo interior y exterior.

Superado lo peor, en vísperas de la apertura de fronteras y de la recuperación de la movilidad, el Gobierno presentó ayer el plan de impulso del sector turístico. El pistoletazo que anuncia el comienzo de la reactivación de un pilar básico de la economía española. Intuyo que la recuperación será lenta. Tal vez el turismo, con una demanda especialmente sensible a la seguridad, sea uno de los últimos sectores que levante cabeza.