Pegada de carteles en Lledoners

Tomás García Morán
Tomás García Morán EL LABERINTO CATALÁN

OPINIÓN

David Zorrakino

30 ene 2021 . Actualizado a las 09:43 h.

Acorde a los tiempos que corren, la campaña electoral catalana más atípica de la historia arrancó con algunas horas de retraso. La pegada de carteles se celebró en esta ocasión a las puertas de la cárcel de Lledoners, donde posaron ufanos los líderes independentistas encarcelados hace más de tres años. Piensa mal quien vincule la puesta en libertad con la cercanía de los comicios. Ha sido una mera coincidencia. Al igual que el PSC no se opuso al aplazamiento para favorecer las opciones electorales de Illa, los indepes tampoco se han puesto de acuerdo para intentar devolverle el gol al exministro socialista.

En realidad, por si aún alguien no ha pillado la ironía, es en lo único en lo que están de acuerdo. La figura de los Jordis, Junqueras, Rull, Turrul y compañía es la única argamasa que une al maltrecho procés. Y piensan que tanto la puesta en libertad como el inminente recurso de la Fiscalía, y la probable vuelta a prisión de los convictos sediciosos dentro de unos días, hará mella en el granero de voto socialista.

A las puertas de la cárcel solo tuvimos la suerte de escuchar a Dolors Bassa, la ex consejera de Empleo, que llamó a la movilización para «volver a ganar». Lo que no dijo es a quién hay que votar esta vez. Si a Esquerra, a la CUP, al PDCat, PNC o a Junts per Puigdemont.