Urge reorientar la investigación y el modelo productivo

Gaspar Llamazares / Miguel Souto

OPINIÓN

Investigadores realizando pruebas en un laboratorio
Investigadores realizando pruebas en un laboratorio FINBA

23 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La nuestra es una civilización globalizada y muy interdependiente, todo se está digitalizando e interconectando y, sin embargo, hay cuestiones en las que la soberanía sigue siendo un concepto pleno de contenido esencial.

Desde hace tiempo, la posición de España en Europa está entre confinada en la ausencia del desarrollo tecnológico y acomodada en una inercia asumida de sector servicios y paraíso turístico basado en la competencia en bajos salarios y productividad. El escenario productivo y laboral muestra un mapa abigarrado de chiringuitos de sol y playa y dominado, por tanto, por contratos precarios, mientras el sector industrial sufre una reconversión permanente sin alternativas.

Esto coincide con un momento en que estamos pendientes del desenlace de los fondos europeos de recuperación y resiliencia Next Generation, porque pensamos que pueden ser fundamentales para catalizar el cambio que necesita nuestra economía. Pueden ser dinamizadores de lo que se ha llamado la transición digital y verde del tejido industrial existente, aunque sigue pendiente un plan industrial para el futuro. Y querríamos pensar que esto no es una terminología que va a consistir en la simple sustitución de los empleos por máquinas. Para ello, tanto la política industrial, la investigación y el modelo social deben avanzar conjuntamente.