El salmón, distribución y manejo en el antropoceno

Salmo Salar
Salmo Salar

Históricamente se han observado de cerca numerosas poblaciones de Salmo salar que regresan a sus diferentes ríos de procedencia. El alto interés socioeconómico y cultural de la especie ha facilitado la recopilación de estadísticas de abundancia a la largo de los años.

Durante la revolución industrial las existencias de ejemplares disminuyeron o fueron eliminadas en muchos ríos cercanos a centros de población humana, debido principalmente a la contaminación industrial y al desarrollo de energía hidráulica o hidroeléctrica. Sin embargo, los ecosistemas menos afectados por el ser humano continuaron soportando retornos sustanciales bien documentados en más de 200 cuencas hidrográficas. Una característica de las poblaciones en el pasado fue la abundancia cíclica de los rendimientos anuales de adultos, en el río Wye, Gales, de 1905 a 1975, las pesquerías con redes y cañas tenían un rango cíclico de ~3000-10,000 ejemplares, las capturas reportadas en el río Ponoi, Rusia, durante 1945-1992 variaron entre 2.500 a 42.500 peces.

También se han observado rendimientos anuales cíclicos similares de adultos procedentes de repoblación, aunque los datos cubren períodos de tiempo más cortos. Entre principios de la década de 1970 y hasta 1985, las tasas de retorno en el río Saint John (Canadá), variaron entre 0.2-1.5% y para el río Penobscot (EEUU), entre 0,9-4,5%. Sin embargo, después de 1985, las tasas de retorno anual de ambas poblaciones (silvestre/criadero) se colapsaron a niveles bajos y el ciclo ya no fue evidente. En gran parte de Europa se han generalizado descensos similares, las tasas de retorno de adultos de las poblaciones silvestres en el río North Esk, Escocia, pasaron del 0’5% -6,9% antes de 1985 a solo 0.2-1.0%.

La disminución se extendió por los ríos del noreste de América del Norte y Europa occidental en un patrón de sur a norte, la abundancia estimada de Salmo salar se derrumbó durante la década de 1990, comenzando primero en América con una caída del ~85% y en Europea unos años más tardes y de forma menos pronunciada alcanzando un ~70% (ICES 2020).

En España, hubo una abrupta disminución en los retornos de ejemplares durante la década de 1970, posiblemente desencadenado por la sobrepesca en el mar, la fracturación de ecosistemas, la contaminación y un brote de UDN (infecciones bacterianas y fúngicas) que causó una alta mortalidad del salmón. Se sospecha que la pesca marina alrededor de Groenlandia y las Islas Feroe, supuestas áreas de alimentación del salmón español también influenció. Pero, el escaso y sesgado seguimiento del salmón español limita la interpretación de estas presiones.

Respuesta al declive de salmo salar

La disminución de ejemplares en los ríos del Atlántico Norte provocó un rápido cambio sobre el manejo de la especie en casi toda su área de distribución. Antes de 1985, la pesca comercial y la pesca con caña estaban permitidas en la mayoría de las jurisdicciones. Las agencias de gestión y los grupos privados respondieron, Canadá cerro la pesquería comercial en las provincias marítimas desde 1984, en la isla insular de Terranova después de 1991 y en Labrador y Quebec en el 2000. Durante el mismo período, las temporadas de pesca recreativa en Canadá fueron restringidas o cerradas, los límites de captura diarios y estacionales se redujeron y la pesca de captura y liberación se impuso en la mayoría de las regiones. En los Estados Unidos, se declaró a la especie en peligro de extinción desde el año 2000 y se prohibió toda «extracción», pero aun así, en 2018 solo se reportaron 869 adultos en los ríos de EE. UU.

En Europa, debido a que la disminución de los retornos de adultos fue menos rápida, las pesquerías comerciales de S. salar continuaron inalteradas hasta que el alcance de la disminución se hizo evidente. La pesquería con redes de deriva en la Zona Económica Exclusiva de Noruega se cerró en 1989. Las cosechas frente a Inglaterra y Gales fueron reducidas mediante la compra de los derechos y posteriormente cerradas por completo en 2019 por las agencias reguladoras (ICES 2020). Las pesquerías frente a las costas Irlandesas se clausuraron en 2007 y la pesca con redes estuarinas de muchos ríos en 2010. La retención marina de ejemplares frente a Escocia se cerró por completo en 2016.

¿Por qué ese déficit marino y donde están los salmones?

Actualmente diferentes estimaciones fijan la cuantía del déficit en más de 1,5 millones de adultos de salmón al año relacionado con las restricciones sobre las pesquerías marítimas y estuarinas. En un taller de Atlantic Salmon Trust sobre ‘probables sospechosos’ de mortalidad del salmón del Atlántico en el mar, no se menciona la pesca ilegal en aguas internacionales como una posible causa. NASCO sostiene que la pesca ilegal en alta mar ya no fue un problema después de 1994. Los informes anuales del CIEM sobre el estado de las poblaciones de S. salar en el Atlántico Norte incluyen estimaciones de las capturas no declaradas por los países miembros. Durante 2004, la cuantía no declarada se estimó en 1039 t, que cayó a 258 t en 2019 (ICES, 2004; ICES, 2020).

Sin embargo, estas estimaciones no se acercan a la cantidad de adultos de S. salar desaparecidos de la población del Atlántico Norte. Basándose en el misterio sobre la alta mortalidad observada en alta mar diferentes autores sugieren, tras realizar un exhaustivo análisis y revisión de las posibles causas, que esta conclusión es inexacta. En el paper «The decline and impending collapse of the Atlantic Salmon Salmo salar population in the North Atlantic Ocean» se realiza una revisión completa y actualizada. Donde se exponen casos como el ocurrido en 2018 al informar las autoridades chinas sobre la intervención de 1.000 t de salmón del Atlántico de contrabando identificado como procedente de Canadá y Noruega mientras cruzaban la frontera vietnamita. Resulta evidente que algo raro está ocurriendo en el mar y las innumerables marcas y daños que poseen la mayoría de los ejemplares capturados durante esta temporada en los diferentes cauces de la cornisa cantábrica lo corroboran.

Pesca fluvial

La pesca con caña en Europa siempre ha estado bajo el control de los terratenientes, los municipios o las autoridades competentes y, como tal, estaba supervisada limitando en cierta medida la sobre explotación. Incluso, se está promoviendo, implantando o imponiendo la captura y liberación. Roar Thorsen expone en un artículo publicado en la revista Jakt & Fiske, que desde 1872 es la gaceta comercial más grande de Noruega en su campo, un buen amigo y pescador de salmón con mucha experiencia, que entre otras cosas conoce bien el anteriormente legendario río Laxå en Islandia, presentó algunas consideraciones interesantes sobre la disminución masiva del salmón en el río en los últimos años. Hoy en día todavía se puede pescar salmón en Laxå, pero no está permitida la retención, todos los ejemplares deben ser liberados nuevamente.

Según mi fuente, el gran declive comenzó en serio después de que llegó la regla de que todos los peces enganchados deberían ser liberados nuevamente. Esto significa que una gran cantidad de salmones que van a desovar primero han pasado por una experiencia de pérdida de energía. Si el «juego» de hacer correr a los peces hasta quedarse sin energía, y luego liberarlos de nuevo, destruye las posibilidades de un desove exitoso. ¿Podría ser esto parte de la razón del declive? No tengo ninguna base para afirmar ni lo uno ni lo otro acerca de cómo esto realmente se relaciona. Pero debería ser interesante saber un poco más sobre lo que sucede con el salmón liberado. ¿Existe alguna investigación que pueda decir algo cierto sobre esto? Si la teoría del declive del Laxå en Islandia fuera cierta, entonces también es un crucigrama para el desarrollo que vemos en este país.

No hay buenos ejemplos de que la captura y liberación extensiva sea una herramienta eficaz para fortalecer las poblaciones de salmón. Experiencias de muchos ríos, como el Dee y el Spey en Escocia, Laxá en Islandia y Orkla y Lærdalselva (vedado 2021) en Noruega, que hasta ahora no han experimentado efectos positivos en las dinámicas poblacionales como resultado de la implantación de esta modalidad. Incluso, varios expertos en peces, con una amplia experiencia de trabajo de campo e investigación sobre el salmón, exponen y creen respecto a «capturar y liberar», que es deficiente y reprobable que la perspectiva de los recursos energéticos del salmón no tenga mayor peso en el debate sobre la liberación. Además, apunta a los muchos, pero no muy visibles, daños que se infligen a los ejemplares como resultado de su relanzamiento. La pesca recreativa de la especie es una actividad muy popular y los problemas de bienestar relacionados con su práctica han recibido una atención creciente en algunos países, particularmente en el centro y norte de Europa durante las últimas décadas.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El salmón, distribución y manejo en el antropoceno