Errores gratis (I)

OPINIÓN

María Pedreda

20 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Hay palabras que, nacidas para ser segundas, como los adjetivos y adverbios, acaban siendo primeras como los sustantivos. Hay palabras de significado profundo, de sustancia principal, como adjetivos y adverbios, que parecen alterar las reglas de la Gramática que las ordenaban accesorias. Así lo gratis, total o parcial, adelanta a los errores y hacen que queden pequeños, pequeñez ante lo gratis que es grande. De lo gratis, la gratitud y lo gratuito, por ser humano y muy divino, escribió Benedicto XVI en sus encíclicas sobre el Amor. ¿Qué tendrán que ver entre si lo gratis, lo de balde, con las gracias de los indultos o el estar en estado de gracia? Todo confuso, de mareo, como lo del fútbol de Mareo.  

Lo que se dice en el refranero popular de que «el que la hace, la paga» o «el que rompe, paga», se refiere a errores que no resultan gratis, lo que debieran ser la regla, aunque con frecuencia y lamentablemente sean la excepción. Oyendo que «el que hace la paga», se cae en la cuenta: quien lo dice suele ser es un «don nadie», un tipo sin importancia. El contrario, el importante, el que «tiene poder», aunque sea tapón o tenga figura de tonelete, jamás dirá eso, pues sabe, por experiencia, que no es verdad. Y cuando, desde lo alto de una tarima, un profesor explica la enjundia de la responsabilidad, se descubre que ignora lo que está explicando.

Viene todo lo anterior a propósito de dos noticias, de la semana pasada, de errores que debieran ser muy caros y resultaron gratis. Una, la primera, advierte de la posibilidad de que el Tribunal constitucional español sentencie la nulidad del primer «Estado de alarma», decretado por el Gobierno con ocasión de COV-19. Pero no hay que apresurarse, ya que con los tribunales políticos todo y su contrario son esperables; y con los otros tribunales, llamados de Justicia, también, aunque menos. ¿Qué importancia tiene que sea nulo o válido el «Estado de alarma», a excepción de lo de las llamadas «multas gubernativas» a los ciudadanos?