Los grandes olvidados de la emigración asturiana

Toni Cabezón

OPINIÓN

23 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«La vida está llena de historias y las historias están llenas de vida». Este 2021 se cumplen 60 años de cuando un buque llamado Monte Udala llegaba al puerto de Melbourne con 425 inmigrantes del norte de España. Había partido del puerto de Santander 30 días antes como parte de la llamada «Operación Canguro». No sabían a donde iban, ni conocían el idioma, solo habían oído de nativos, extraños animales, paisajes y  climas inhóspitos, dejando atrás todo lo que conocían y amaban. 

Solo habían pasado 182 años desde su descubrimiento global, y su inmensidad abrumaba los sentidos de los aventureros que se atrevían a adentrarse desde las pocas poblaciones en la frontera de lo desconocido. Durante la travesía recibirán lecciones de inglés explicadas por un profesor especializado que les acompañaba en el viaje. También asistieron a charlas y conferencias de carácter geográfico e histórico.

Emprendieron un viaje, en la que atravesarían tres océanos en 30 días, la esperanza de prosperar en un nuevo mundo les llevaría a esos confines de la Tierra. La única parada seria en el Cabo de Buena Esperanza como símbolo de refuerzo de ánimos e ilusión. Los primeros en darles la bienvenida a los mares de Sur fueron un espectáculo de peces voladores cruzando la proa. Esta es la historia de uno de los 425 que partieron en ese viaje.