Tigray

Yashmina Shawki
yashmina shawki CUARTO CRECIENTE

OPINIÓN

TAYFUN SALCIZUMA PRESS

27 jun 2021 . Actualizado a las 09:42 h.

Dos conflictos internacionales de la década de los setenta marcaron mi primera percepción del mundo: Afganistán y Etiopía. En el primer caso, el enfrentamiento entre prosoviéticos y pro-norteamericanos evolucionó hacia una lucha contra el radicalismo islamista de los talibanes con un resultado nada positivo.

 Tras décadas de intervención internacional, la retirada de las tropas extranjeras augura la más que probable recuperación del poder por parte de los talibanes, lo que significa que los cientos de miles de víctimas y las décadas de guerra no han servido para nada.

En el caso etíope, tras el derrocamiento del emperador Haile Selassie en 1974, el país se sumió en una guerra de guerrillas hasta 1991. Dos años después de finalizado este conflicto, una gran extensión de territorio anexionada en 1952 a instancias de Gran Bretaña logró su independencia para conformar el Estado de Eritrea, en cuya frontera con Etiopía se concentra la población de origen tigray.