La enfermedad del Papa

OPINIÓN

El papa salió al balcón del hospital para cumplir con el rito dominical del Ángelus.
El papa salió al balcón del hospital para cumplir con el rito dominical del Ángelus. RICCARDO ANTIMIANI | Efe

18 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En la mañana del domingo, 4 de julio, el Papa rezó el Angelus, sonriente. Después de rezar y anunciar el viaje próximo a Eslovaquia, concluyó su presencia en la balconada del Palacio apostólico, en Roma, a la manera acostumbrada: «No olvidéis de rezar por mí». Pocas horas después, con sorpresa, se comunicó la intervención quirúrgica, el mismo domingo, por una patología en el colon del Papa. Esa enfermedad, su localización, me pareció muy interesante, no obstante la pena o pesar,  desde una Antropología cristiana, en referencia a los cuerpos papales.

Escribí un largo artículo, que envié el lunes al periódico digital -Religión Digital-, importante medio de comunicación en el que colaboro, que lo publicó en la madrugada del mismo lunes al martes, día 6, con el título: El Papa que enfermó del colon. Lo que se escribirá a continuación, para los lectores de La Voz de Asturias, es un resumen de lo allí publicado y consultable en Internet. Naturalmente que se mantiene ahora el deseo devoto de la recuperación de la salud del Romano Pontífice. 

En el referido artículo, antes de abordar el núcleo del «problema», hay referencia a la esencial misión del Vaticano y a la función del sucesor de Pedro, que son, como escribimos, «la perduración, hasta el final de los tiempos, del misterio milagroso de la Encarnación de Jesús, Dios y hombre verdaderos; que lo que ocurrió en Palestina hace dos mil años no sea un simple episodio que entre en la Historia, que luego salga y punto final». Eso, por cierto, bajo ningún aspecto, es impedimento o negación de una acción de la Divina Providencia en la Historia, ni cuestiona la creencia divina, en la perduración, hasta el final de los finales, del mensaje cristiano. Y allí escribimos también, que a efectos de la permanencia, «todo, también los cuerpos de los papas, puede ser de utilidad».