Se ofrece recompensa

OPINIÓN

UN NIÑO USANDO UNA TABLET
UN NIÑO USANDO UNA TABLET

09 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Estamos tan enganchados a las pantallas que es difícil ser consciente de su nivel potencial de toxicidad. Y lo peor está por venir.

Entre los meses de octubre y marzo pasados estuve trabajando para la Concejalía de Salud Pública del ayuntamiento de mi ciudad. Uno de los cometidos fue una campaña de prevención COVID para los estudiantes de enseñanza secundaria. Mientras el equipo, que antes de la pandemia trabajaba en prevención de dependencias, preparaba los contenidos, debatíamos sobre algunos de los efectos derivados del confinamiento y la posibilidad de abordarlos con determinados colectivos desde Salud Pública.

No hablo del incremento del consumo de alcohol entre los adultos durante la pandemia sino de otro de los colectivos afectados y cuya deriva futura plantea escenarios inquietantes cuando menos: el de la infancia y la juventud con el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) o, dicho coloquialmente, las pantallas. Si ya antes de la pandemia el uso excesivo de las pantallas estaba siendo un problema, particularmente entre los menores, con la pandemia, y concretamente con el confinamiento, el tiempo de uso y la amenaza que supone se han multiplicado.