Sultana Khaya, contra el terror

OPINIÓN

Soldados saharahuis en Tifariti (Sáhara Occidental), en una imagen de archivo
Soldados saharahuis en Tifariti (Sáhara Occidental), en una imagen de archivo MOHAMED MESSARA | EFE

21 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Una mujer valiente lucha contra el Covid-19 en una casa de Bojador (Sahara Occidental), sin asistencia médica y padeciendo fuertes síntomas de la enfermedad. Podría ser una de las múltiples vivencias que millones de personas han atravesado en esta pandemia en los cinco continentes, pero, en esta ocasión, la enfermedad le ha sido probablemente transmitida por las fuerzas de seguridad marroquíes que, repetidamente, la hostigan y agreden en su propio domicilio, y que la mantienen en la situación de arresto domiciliario de facto (sin justificación, sin proceso, sin derechos) desde el 19 de noviembre de 2020. Se llama Sultana Khaya, es una de las activistas a favor de los derechos del pueblo saharaui y padece una escalada de violaciones de Derechos Humanos que, si la comunidad internacional no ejerce la presión debida sobre la autoridad ocupante para poner fin a este atropello, no sabemos qué consecuencias tendrá.

El 9 de mayo de 2007 Sultana participó en una manifestación de estudiantes saharauis en Marrakech, que protestaban por el expolio de los recursos naturales del Sahara. Fue golpeada por agentes en la cabeza y en todo el cuerpo. Uno de los porrazos le reventó el globo ocular. No fue llevada inmediatamente a recibir atención médica sino a una comisaría junto a la Yamá al Fná, la turística plaza de Marraquech, donde continuaron las agresiones. La intervención de una ONG sueca unos días después consiguió sacarla de Marruecos. No dispuesta a acobardarse, Sultana prosiguió, tanto en el territorio del Sahara Occidental como fuera él, su defensa de los legítimos derechos del pueblo saharaui, sojuzgado y sometido a la humillación constante en los territorios ocupados. No le amilanaron los sucesivos episodios de amenazas, persecución y hostigamiento durante años. Su prestigio entre la comunidad saharaui se fue acrecentando, acompañado de distintos reconocimientos a su coraje en la denuncia de la represión constante que sufren los saharauis bajo la Administración ocupante. Es, en la actualidad, la presidenta de una organización llamada Liga de Defensa de los Derechos Humanos contra el Saqueo de los Recursos Naturales.

El 13 de noviembre de 2020 se produjo la ruptura del alto el fuego por las fuerzas armadas marroquíes en la zona desmilitarizada de Guerguerat, junto a la frontera con Mauritania, dando paso a la reanudación de conflicto armado y a la constatación del fracaso de la comunidad internacional en la consecución de una solución acorde a la Carta de Naciones Unidas y sus resoluciones, que respete el derecho de libre determinación del pueblo saharaui. Sultana Khaya decidió, una vez más demostrando su arrojo, que, en este momento dramático, su sitio estaba junto a su familia en Bojador, ya que se preveía, como así ha sucedido, que la población saharaui, y en especial aquellas personas destacadas en la defensa de sus derechos, sufrirían un incremento de las medidas represivas.