Necesitamos otra Europa

OPINIÓN

María Pedreda

11 oct 2021 . Actualizado a las 08:35 h.

Habíamos puesto grandes esperanzas en el año 1986, cuando España entro a formar parte entonces de la Comunidad Europea, pero  la realidad en el transcurso de los años se ha ido convirtiendo en  una enorme decepción, porque la  Europa actual, nada tiene que ver con la de mediados, ni finales de siglo XX, donde buena parte de los países que la integran, por desgracia  se van acercando más a las condiciones de los denominados del tercer mundo, que a las de una Europa prospera e igualitaria.

El proyecto de construcción y constitución europea, junto al entramado político que  conforman el parlamento europeo, son en mi opinión la causa más clara y la verdadera razón  que justifica la decepción y el rechazo  a este desastroso modelo social europeo.

Desde Europa existe la obsesión de competir con la economía norteamericana mediante duros planes de convergencia, en aras de conseguir espacio en la disputa del mercado mundial, dejando a un lado las consecuencias sociales de dicha convergencia y arrasando la biodiversidad de los distintos pueblos que la componen. Al mismo tiempo que se retrae la soberanía de los pueblos europeos se refuerza la independencia de la política monetaria del banco central europeo respecto de cualquier  tipo de control político y democrático.