La ley no es igual para todos

Cándido González Carnero 

OPINIÓN

Alberto Rodríguez, en una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados, el pasado día14 de octubre.
Alberto Rodríguez, en una sesión plenaria en el Congreso de los Diputados, el pasado día14 de octubre. Eduardo Parra | Europa Press

07 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Parece que de lo que se habla poco no existe, pero por todas y todos es ya conocida la represión que se ejerce desde el Estado contra el activismo combativo, que pone en cuestión el orden social y que han establecido en defensa del capital y de los grandes poderes financieros. Cuando sus mecanismos legales se quedan cortos, usan leyes, jueces y cuerpos represivos contra las clases más desfavorecidas.

El capitalismo, con la colaboración de la derecha extrema y moderada y algunas organizaciones sindicales que dependen de la subvención pública y empresarial para su subsistencia, permiten que se utilicen todos los medios a su alcance, para frenar cualquier obstáculo que se interponga, en esta época de crisis brutal, a la aplicación de sus políticas neoliberales y al desarrollo de sus objetivos. Acumular más en menos tiempo.

Entre los medios empleados, hemos de destacar los métodos represivos y la criminalización que se utiliza para frenar el activismo reivindicativo, no subordinado a los intereses de este capitalismo insaciable y criminal. Ésta es una realidad que en la actualidad podemos constatar, que se está realizando cada día con más dureza en todo el ámbito estatal.