«Mi rey caído»

OPINIÓN

Imagen de Juan Carlos I durante una cumbre sudamericana celebrada en Cádiz en el 2012
Imagen de Juan Carlos I durante una cumbre sudamericana celebrada en Cádiz en el 2012 Jon Nazca

El libro de Laurence Debray sobre Juan Carlos de España, aún no publicado en España

04 dic 2021 . Actualizado a las 19:10 h.

La mañana del sábado, 30 de octubre de 2021, en una importante ciudad francesa, visité una «macro librería» (FNAC), que no es una librería importante como es Mollat en Burdeos. Revisé títulos y compré varios: L´ópium des élites (Grasset), de Aquilino Morelle, La mafia d´Etat (Seuil) de Vincent Jauvert y Mon roi déchu, Juan Carlos d´Espagne (Stock), de Laurence Debray. Este último libro se publicará en España, a partir del 7 de abril de 2022, al precio de 19,90 euros, por la editorial Debate. Un libro de la autora francesa, Debray, teniendo de base entrevistas al Rey emérito, Juan Carlos, siendo la primera, anterior a la abdicación, en junio de 2014, y la última ya «expatriado», punitivamente, en los Emiratos árabes, en 2021.

Laurence Debray es hija de Elizabeth Burgos y de Regis Debray, ambos de la denominada «Gauche divine o caviar», típicamente francesa, y cuyo papá se pasean por los platós de televisión, unas veces explicando las piruetas literarias de Paul Valery, y otras contando anécdotas del exministro de la IV República, el adúltero François Mitterrand, luego presidente de la Vª. Lamentos de suicidas, como los del cazador F. Grosseouvre, que aún se oyen en los sótanos del Palacio del Elíseo, siendo inevitable y lamentable constatar que en todo gran político, siempre suele encontrarse al asesino, siendo la caza, por ello, placer de políticos. Y que algunos políticos aún no se hayan dado cuenta de ello, es prueba de su imbecilidad.

La Debray dice que es historiadora y biógrafa del Rey emérito, Juan Carlos. Su libro Mon roi déchu, impreso en septiembre de 2021, comienza con un prólogo de 6 páginas y termina con el capítulo VIII, en el que se pregunta en referencia a Juan Carlos, sobre lugares esenciales y trágicos de la vida de Napoleón: «¿Es la Isla de Elba o Santa Elena?» La escritora, lamentablemente, escribe mucho sobre ella misma -trata de explicarse y justificarse-, considerándose una «chica estupenda», de la izquierda republicana y «muy guay» por ser «hija de papá revolucionario». No obstante ello, «se preocupa» de un monarca de origen francés o Borbón, al que llama «su héroe» (página 217), precisamente por ser la encarnación de lo «antimonárquico», no habiendo sido aplastado por el peso de la Corona, ni encorsetado por sus tradiciones o sus obligaciones. Su mérito, es verdad, fue haber traído, entre trampas y robos, aún pocos conocidos, la democracia a España.