La Constitución de Weimar, libros y España (tercera parte)

OPINIÓN

Vallas ante el Bundestag
Vallas ante el Bundestag HAYOUNG JEON | Efe

16 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Me tocó vivir las abominables escenas del 7 de noviembre de 1918 y aún las recuerdo con horror. La forma en que fue expulsado el Kaiser Guillermo, como quien se deshace de un canalla. Oswald Spengler

I.- Introducción:

Hay ciencias que son exactas y formales, como las matemáticas, y hay otras, la mayoría, que son inexactas, polémicas y variables, caso de las llamadas ciencias humanas y sociales. Por eso, la categoría de la identidad es muy complicada, imposible, si se la traslada a las ciencias sociales, hasta el punto, tratándose de la identidad en las ciencias jurídicas, de tener que acudir a ficciones o a lo ficticio, caso de los requisitos de la denominada «Identidad de la cosa juzgada» en el Derecho Procesal y del Derecho Fundamental al non bis in idem. En Historia, pues, no hay identidades en sentido estricto, pues supondría la concurrencia de una cadena, casi infinita de factores iguales, que no se dan; sólo hay semejanzas o parecidos. Hasta se hace una afirmación muy compartida: que la Historia, incluso, es irrepetible.

Por ello, entre los acontecimientos ocurridos en las décadas de los años veinte y treinta del siglo XX en Alemania, y los ocurridos en la segunda mitad del siglo XX en España, a lo más que se puede llegar es a encontrar parecidos, que son suficientes para lo literario (realidad o ficción) e insuficientes para lo demás, para la Historia y/o Política. Ya en la segunda parte (2ª) señalamos que de lo ocurrido en Alemania interesaron aquí, especialmente, varios episodios: a).- el que todo se inició a consecuencia de una guerra, la 1ª Guerra Mundial allí y Civil aquí; b).- la existencia de una importante tradición autoritaria del Estado alemán, tal como aquí; y c).- una época política, años veinte del siglo XX, bajo la Constitución de Weimar, siendo esa la primera experiencia democrática en la Historia del Reich, a semejanza de la Constitución española de 1978, teniendo en cuenta la escasa duración y el terminar violento  de la de 1931.