Por la neutralidad de España, no a la guerra

OPINIÓN

Un soldado del ejército de Ucrania, en un puesto cerca de la frontera rusa
Un soldado del ejército de Ucrania, en un puesto cerca de la frontera rusa ANNA KUDRIAVTSEVA | Reuters

28 ene 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Nadie puede dudar que la Rusia de Putin, heredera de una superpotencia soviética felizmente extinta hace ya treinta años, es una agresiva potencia imperialista. Además de amenazar Ucrania con 175.000 soldados en sus fronteras, Moscú ha sofocado con sus tropas las revueltas en Kazajistán, se disputa con Turquía su influencia en Libia o afianza su tutela sobre el régimen sirio, utiliza al despiadado régimen bielorruso para lanzar oleadas de refugiados en la frontera polaca, o usa la «llave del gas» para chantajear a una UE perjudicada por la crisis energética.

Pero eso no es nada en comparación con la superpotencia norteamericana, la principal amenaza a la paz mundial y la principal fuente de guerra, miseria y opresión del orden internacional. Desde que acabó la guerra fría hace ahora tres décadas, los Estados Unidos no han tenido ni un sólo día de paz, ni un sólo día en el que no hayan estado alentando -directa o indirecta, abierta o subrepticiamente- conflictos bélicos, intervenciones desestabilizadoras, golpes de Estado ‘blandos’ o ‘duros’, o reconducciones soterradas para derribar gobiernos hostiles. Ni un sólo día en el que no hayan estado sosteniendo a países, gobiernos o regímenes dictatoriales, tiránicos y con un acreditado historial de violaciones de los derechos humanos, pero que son protegidos por el hegemonismo por ser buenos vasallos. Arabia Saudí, Marruecos, Israel o Colombia, por poner unos pocos ejemplos.

España sumisa a EEUU

España participa en hasta 17 misiones en el exterior, con varios miles de soldados, en diez de ellas bajo la dirección de la OTAN, una alianza al servicio de EEUU. Nuestro país alberga  cuatro bases militares -Rota, Morón, Torrejón y Zaragoza- que EEUU y la OTAN utilizan habitualmente para sus operaciones bélicas. La base aeronaval de Rota, usada en exclusiva por la US Navy es una de las más grandes e importantes del mundo para el Pentágono, es el emplazamiento del escudo antimisiles y es usada para las operaciones en Oriente Medio, y la base de Morón es la sede permanente del mando para África y el Mediterráneo (Africom) del cuerpo de marines.