La momia de la regasificadora

OPINIÓN

La regasificadora que Enagas tiene en Gijón
La regasificadora que Enagas tiene en Gijón EFE | J.L.Cereijido

21 mar 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

Vivimos en un país que llega con 20 o 30 años de retraso a casi todo, a remolque de lo que se va haciendo en Centroeuropa. En Asturias, quizás por aquello de las periferias, aún peor en la mayoría de los casos. Y en algunas cuestiones que íbamos en cabeza, en lo que va de siglo lo hemos (más bien, lo han) estropeado. Los fondos europeos son una oportunidad única, pero no para que pase como con los fondos mineros sino para situarse a la vanguardia de la lucha y adaptación al cambio climático. Para eso hace falta dejar de mirar atrás y olvidarse de la mentalidad oportunista y del dinero fácil.

Todo esto viene a cuento por las frecuentes noticias que intentan justificar la necesidad de abrir la regasificadora de El Musel, como si no hubiera sido suficiente el despilfarro multimillonario de la construcción de una instalación innecesaria (120 millones de euros en 2018). Queremos dejar constancia de lo absurda que resulta esa idea y lo hacemos con seis argumentos muy claros:

1- Hay una sentencia firme del Tribunal Supremo que dice que se construyó ilegalmente. En lugar de demolerla se buscan argumentos para bordear la ley y legalizarla, pero sin un proyecto firme encima de la mesa.