Novísima ley de libertad sexual (II)

OPINIÓN

Ministerio de Igualdad, vicepresidenta y ministra de Presidencia y Relaciones con las Cortes: Carmen Calvo
Ministerio de Igualdad, vicepresidenta y ministra de Presidencia y Relaciones con las Cortes: Carmen Calvo Javier Lizón | EFE

04 sep 2022 . Actualizado a las 05:00 h.

I.- Consulta pública en el procedimiento de elaboración de normas con rango de Ley.

El artículo 26 de la Ley 50/1997, de 27 de noviembre, del Gobierno, establece los trámites obligatorios del procedimiento para la elaboración de las normas con rango de Ley. A ese procedimiento se debió ajustar el Anteproyecto de la Ley Orgánica para la Garantía Integral de la Libertad Sexual, que ya es Ley al haber procedido el Congreso de los Diputados el pasado 25 de agosto a cumplir lo mandado en el artículo 132 del Congreso de los Diputados, por haberse formulado por el Senado enmiendas al texto inicialmente aprobado y remitido por el Congreso el 26 de mayo 2022.

En el texto del Dictamen del Consejo de Estado (Número de expediente 393/2021), se escribe: «La Memoria que acompaña al Anteproyecto afirma que no se ha sustanciado consulta pública previa por concurrir una razón grave de interés público, como es la necesidad imperiosa y acuciante de garantizar la seguridad y la libertad sexual de las mujeres…» Y añade: «El Consejo de Estado no puede dejar de censurar la gravedad que reviste la omisión de este trámite procedimental de la consulta previa establecida con carácter preceptivo en el artículo 26.3 de la Ley del Gobierno».

Siendo eso grave, más, aún, es lo siguiente escrito por el Consejo: «Aun reconociendo la necesidad de abordar la protección integral frente a las violencias sexuales que aquí se proyecta, ello no justifica la supresión de este trámite esencial para la participación ciudadana en la orientación de las iniciativas del Gobierno, supresión que no puede estimarse colmada con la realización de un extenso trámite de audiencia e información públicas».