Los hosteleros critican el «monopolio de los partidos políticos» en los chiringuitos de San Mateo

Otea acusa al alcalde de no leer ni estudiar sus proyectos para Gastromateo

Pregón de San Mateo.Pregón de San Mateo
Pregón de San Mateo

Redacción

El cruce de acusaciones entre los responsables del Ayuntamiento de Oviedo y la asociación de hosteleros Otea sube de tono. El retraso en la adjudicación de los nuevos chiringuitos y las casetas en el Paseo del Bombé centran el nuevo asalto de un combate que viene de lejos. Hace unos días, Wenceslao López aseguró que antes Otea tenía el monopolio en las fiestas de San Mateo y que de ahí sus protestas. Ahora son los miembros de la asociación los que responden con contundencia. «Desde hace 33 años, el monopolio en las fiestas lo tienen los partidos políticos», aseveran.

Otea acusa al alcalde de «no interpretar bien los datos». Según asegura la asociación, desde que Wenceslao López tomó posesión y se organizó el nuevo gobierno municipal de Oviedo, Otea presentó el proyecto de Gastromateo con bases redactadas donde exponía «claramente» que estaba abierto a todos los hosteleros del municipio, fueran o no asociados a Otea. Por tanto, consideran que no puede hablarse de monopolio. «Lamentamos que el alcalde no haya leído ni estudiado nuestros proyectos», añade. Ese año, afirman que ni obtuvieron respuesta a sus planteamientos.

Algo similar ocurrió en 2016, aunque en esa ocasión, según apuntan desde Otea, varios miembros del tripartito reconocieron que no tenían inconveniente en que Gastromateo ocupase una parte del Paseo del Bombé. Finalmente, «sin comunicación previa», decidió apostar por un proyecto diferente al que defendían los hosteleros.

Por todo ello, Otea carga con dureza contra el tripartito y contra el alcalde. «El verdadero monopolio es el que ejercen los chiringuitos de los partidos políticos que llevan 33 años siendo los mismos y ocupando los mismos espacios, los mejores del recinto festivo, sin concurso ni concurrencia pública», denuncian. Según la asociación, se trata de unos chiringuitos políticos que se esconden detrás de «los de las verdaderas entidades sin ánimo de lucro» como son la asociación de Festejos de Lugones, La Corredoria, la Protectora de Animales, Aparo del Real Oviedo, Villaperi, Estudiantes... «Curiosamente, estos no son los que ocupan los mejores lugares del recinto», apostillan.

Por último, también sostiene que ese monopolio se extiende al horario de cierre, ya que a las casetas hosteleras del Paseo del Bombé «se les obliga a cerrar dos horas antes que los chiringuitos, sin ninguna razón, ni explicación», concluyen.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Los hosteleros critican el «monopolio de los partidos políticos» en los chiringuitos de San Mateo