Nueva luz para la Losa

La Concejalía de Infraestructuras y Servicios Básicos afronta una importante reforma en la Plaza de los Ferroviarios, que incluye la supresión de la fuente y cambios en la iluminación

Vista aérea de La Losa de Oviedo
Vista aérea de La Losa de Oviedo

Redacción

Un nuevo firme e iluminación para una zona emblemática en el centro de la ciudad. La Concejalía de Infraestructuras y Servicios Básicos afronta este año una de las obras más ambiciosas, tanto por el coste como por la envergadura: la impermeabilización y urbanización de la Plaza de los Ferroviarios, más conocida por la Losa. En proceso de licitación, por un importe superior a 1,9 millones de euros y cuatro meses de ejecución, el proyecto supone una puesta a punto y renovación de una de las actuaciones que el gobierno municipal incluye en la herencia de “chapuzas” de los gobiernos del PP, en este caso, del mandato de Gabino de Lorenzo.

La edil responsable del área y portavoz del Grupo Municipal Socialista, Ana Rivas, considera que este proyecto es una de las piezas clave en las infraestructuras, ya que afecta a un espacio fundamental, que cubre la estación de Renfe y Feve, con 10.300 metros cuadrados y construido en 1997. “Tras años en los que el Ayuntamiento ha mirado para otro lado, sin querer analizar y evitando asumir su responsabilidad sobre la situación, viendo como el deterioro era cada vez más evidente sin hacer nada”, explica Ana Rivas, el actual equipo de gobierno ha querido afrontar una reforma integral, no sólo por una cuestión estética, sino especialmente por una cuestión de seguridad en una infraestructura de esta importancia. 

Una vez que finalice la celebración de la feria de La Ascensión se abordarán los trabajos que transformarán una importante parte de la Losa, no solo en su aspecto externo -con nueva iluminación y pavimento-, sino en la estructura. La falta de impermeabilización de la zona que cubre la estación y el escaso sistema de evacuación de aguas de escorrentía provoca importantes filtraciones visibles incluso en las vías.

El estudio técnico ha contabilizado más de 80 arquetas que han perforado la lámina impermeabilizante superior y que han provocado gran cantidad de puntos de entrada de agua a la estructura inferior. Además, se ha constatado lo que era evidente a simple vista, que el pavimento se encuentra muy deteriorado, completamente deformado en algunas zonas y con las losas de piedra rotas y que las actuaciones puntuales no sirven para nada. A lo anterior, se suma la habitual colocación de estructuras temporales que, aunque en los últimos años se ha prohibido y han sido sustituidas por el sistema de anclajes no invasivos con el pavimento, solían anclarse mediante pernos perforados en el pavimento.

“Esto es un ejemplo más de lo que ocurre por una mala gestión de los gobiernos del Partido Popular, por la improvisación, la toma de decisiones a base de ocurrencias y  la falta de una visión global de las infraestructuras y servicios que nuestro municipio necesita”, afirma la edil socialista.

Las obras prevén, además de reponer su impermeabilización, modificar la tipología del pavimento, sustituyéndolo por uno flexible, como debería haberse planteado desde el principio dado el tipo de infraestructura de la que se trata; y eliminar posibles puntos de entrada de agua, minimizando el número de arquetas y suprimiendo la fuente central de agua. También se contempla el rediseño de los sistemas de saneamiento, abastecimiento e iluminación.

Además, y dentro de la política de eficiencia energética que se ha propuesto este gobierno, una de las actuaciones más llamativas será la sustitución de las farolas que hay en el recinto por una gran torre de iluminación de doce metros de altura máxima, dotada con 18 focos, que se ubicará en la actual fuente, desde el arco que cubre la entrada a la estación. Doce de estas luminarias irán sobre una corona situada a la mayor altura y tendrán 200 vatios de potencia. Otras seis se instalarán por debajo y contarán con 50 vatios de potencia cada una.

Más allá de las cuestiones técnicas, la obra pretende recuperar un espacio de paso muy frecuentado y fundamental en la unión de Oviedo, ya que no solo acerca Ciudad Naranco al centro, sino que supone coser la brecha creada por las vías que separaba el barrio de la ciudad.

Comentarios

Nueva luz para la Losa