Los deberes que el tripartito fija al gobierno de Pedro Sánchez

Los socios de gobierno se muestran esperanzados en que un ejecutivo socialista en Madrid acelere el desbloqueo de La Vega y afloje la soga sobre las cuentas municipales

Cristina Pontón, Wenceslao López y Ana Taboada
Cristina Pontón, Wenceslao López y Ana Taboada

Redacción

El uso de los terrenos de La Vega es uno de los grandes frentes abiertos que tiene el tripartito ?Somos, PSOE e IU-. Las conversaciones con Defensa ?con el PP en el Gobierno- iban por buen camino, de hecho está firmado un protocolo de actuación, pero el tripartito considera que la llegada de Pedro Sánchez a La Moncloa abre un nuevo abanico de posibilidades. Además de la antigua fábrica de armas, el equipo de gobierno municipal confía en que el ejecutivo socialista suavice las leyes Montoro y elimine la tasa de reposición.

-El desbloqueo de La Vega es uno de los grandes proyectos en los que trabaja el tripartito. ¿Cómo afectará el cambio de gobierno en Madrid?

-Ana Taboada (AT): En la Vega se abre una ventana de oportunidad a mayores porque creo que habrá más sintonía. Es un momento para avanzar en lo que podría ser algún uso temporal.

-Wenceslao López (WL): Eso está en el protocolo. Estaba bien encarrilado ya.

-AT: Tenemos que hacer el proceso de participación y donde ya íbamos muy bien, podemos ir a mucho mejor. Creo que es importante aprovechar el momento, que es muy ilusionante, por eso y porque la nueva ministra levante la mano y esa tasa de reposición que nos tiene ahogados, nos permita sacar oferta pública de empleo, que es el más estable y el más digno.

-WL: Había un gobierno que se demostró que estaba construido sobre una base corrupta. Eso no se debe aguantar ni dos segundos en un país democrático. No había otra opción. Por suerte, se ha puesto final y hay un gobierno socialista, así que son dos aspectos muy positivos. Eso va a permitir tratar de recuperar todo lo que sea ha perdido, que es mucho. La derecha estaba acabando con el municipalismo porque es la base de la democracia, lo estaban cercenando. El ejemplo son las leyes Montoro o la tasa de reposición.

-Un gobierno del PP en La Moncloa les permitía cierto margen a la hora de criticar las leyes que les afectan. ¿Cómo influirá el nuevo ejecutivo socialista en su gestión?

-WL: El diagnóstico es claro. Vamos a procurar que el gobierno, con máxima urgencia, ponga en marcha lo que es vital. Se han destruido 100.000 empleos públicos, y eso no puede ser, porque además tenemos empleo para contratar personal. Lo público no puede destruir lo público. Hay que tomar medidas, pero todo lleva su tiempo.

-AT: Desde el municipalismo hay cuestiones históricamente demandadas. El Gobierno de M. Rajoy iba contra los municipalismos por el cambio importantísimo que se produjo en el país. Les interesaba ahogar a los municipios porque se ha demostrado que se puede hacer más con el mismo dinero, incluso pagando deuda, como Oviedo o Madrid. Era una estrategia dirigida a acabar con una forma de gobierno diferente en el que se pone en el centro a las personas y no a las empresas privadas. Hemos visto como el PP era un gobierno corrupto y que todas sus políticas iban dirigidas a engordar sus carteras. Por eso es fundamental que una de las primeras medidas que se tomen  sea acabar con la tasa de reposición. Esas son medidas que permitirán con inmediatez y tener más capacidad.

Luego hay otras demandas particulares como La vega, en las que debemos aprovechar el momento, y otras como los accesos por el oeste de Oviedo, mejores accesos en la plaza de Castilla, cercanías ferroviarias, Nicolás Soria… Creo que es importante y espero que haya más diálogo.

-WL: Hay que priorizar. Como máximo son dos años, algunas de las cosas que dice Ana llevan años.

-Cristina Pontón (CP): Creo que no hay que venirse arriba. No ir tanto al detalle, porque no dará tiempo a arreglar todo el despropósito que en los últimos años ha provocado el PP. Para nosotros pasamos de lo muy malo a algo menos malo, pero habrá que estar vigilante a ver cómo se desarrollan las cosas. Pero hay que ser tolerante, hay cosas que son imprescindibles, como esas leyes que ahogan o la ley mordaza… A partir de ahí, todos conocemos la maquinaria administrativa. Una cosa es celebrar la marchar de Rajoy y otra pensar que ya está todo resuelto.

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Los deberes que el tripartito fija al gobierno de Pedro Sánchez