El desparrame de San Mateo

Las actuaciones de las fiestas ovetenses se diseminarán por nueve puntos de la ciudad

Orishas
Orishas

Oviedo

El San Mateo con mayor desparrame de escenarios abarcará toda la ciudad. Con nueve lugares paras las actuaciones musicales, además del centro neurálgico de la fiesta en los chiringuitos del Antiguo, las fiestas del 2018 llegarán a rincones y barrios que, hasta ahora, se quedaban al margen del programa. Entre el pregón de la librera Concha Quirós, que abrirá las celebraciones este viernes, y la revitalizada romería de El Cristo, en los terrenos del antiguo HUCA, mediarán más de 130 conciertos, la semana de teatro en el Filarmónica, 35 actividades infantiles y familiares, el Día de América (dedicado a la ciudad de Nueva Orleans) el lanzamiento de los fuegos artificiales y el reparto del bollo. El concejal de Cultura, Roberto Sánchez Ramos, que ha presentado este viernes todos los actos previstos, ha achacado los retrasos en las contrataciones a los efectos de la nueva normativa para las adjudicaciones públicas, ha prometido mayor agilidad para el próximo año y ha asegurado que, a pesar de los problemas, los ovetenses y quienes visiten la ciudad en los próximos días pueden estar tranquilos. «Es un programa excepcional y dará lugar a las mayores fiestas de los últimos años», ha asegurado.

La plaza de la Catedral, que acogerá los grandes conciertos con mayor tirón popular, será el escenario principal para la música, pero la oferta es mucho más variada. Como es habitual, la plaza Feijóo alojará el escenario del concurso de rock de la ciudad, abierto a bandas de toda la comunidad autónoma. La plaza del Paraguas, por su parte, se convertirá en el punto de encuentro del mestizaje y los sonidos internacionales con el festival Música de Nuevos Mundos. Dentro del Campo San Francisco, en El Bombé, convivirán dos escenarios: uno para las seis verbenas populares, con 11 grupos en cartel, y otro para el festival de coros asturianos. Sin salir del Campo, La Rosaleda será la sede de diez conciertos incluidos en la programación infantil (toda ella se llevará a cabo en el entorno seguro del principal parque urbano). El Auditorio Príncipe Felipe abrirá sus puertas a la actuación conjunta de Paquito D’Rivera y Oviedo Filarmonía. En La Corredoria, la plaza de El Conceyín se abrirá a los sonidos del heavy  con el Morgana Fest. Y la música asturiana subirá a la romería de El Cristo: habrá tonada y actuaciones de Los Berrones, Dixebra y Anabel Santiago.

Homenajes

El poeta Ángel González, de cuya muerte se cumplen diez años en el 2018, y el cantante Tino Casal recibirán homenajes. Una de las noches del Paraguas hará música sobre los poemas del primero y el Bombé verá un concierto de homenaje al segundo. En el desfile del Día de América (miércoles 19), y en los días anteriores y posteriores, Kinkfolk, una brass band llegada de Nueva Orleans, mostrará en pasacalles por la ciudad la manera de entender la fiesta junto al delta del Mississippi. Habrá 34 participantes en esa cabalgata. El cartel de este año es obra de la artista Carmen Santamarina y, junto al diseñado por Jaime Herrero para todos los actos festivos, empezará ya a estar presente en la ciudad.

El presupuesto para organizar todas las actividades supera los 1,7 millones de euros, según Sánchez Ramos, que ha agradecido el trabajo de la plantilla municipal que ha sacado adelante las contrataciones y las sugerencias y la colaboración recibidas de asociaciones de vecinos y programadores musicales para cerrar el mejor cartel posible. En la elección de los artistas ha primado el objetivo de la paridad de género. «Pero no se trata de cumplir cuotas, sino de reconocer la calidad», ha señalado el concejal. «Hemos cerrado actuaciones que serán la única de algunos artistas en España. Y otros nos han elegido para presentar sus nuevos trabajos».

Acompañando al titular de Cultura, la concejala Andrea Álvarez, del grupo de Somos Oviedo, destacó el trabajo del área de Participación Ciudadana, a cargo de su formación, para consolidar la romería popular de El Cristo, recuperada en el 2016 por los vecinos y asumida ahora por el Ayuntamiento como parte del menú festivo. «Nos gusta haber consensuado el programa y que haya otras iniciativas de Participación en San Mateo, como el Morgana Fest el punto violeta», señaló. En representación del PSOE, el concejal Diego Valiño deslizó el mensaje político del equipo de gobierno a la oposición. «Ni el PP ni Ciudadanos han dado su aprobación a un solo acto del programa. Es lamentable que no hayan querido colaborar. Es irresponsable aislarse así de lo que deben ser unas fiestas para todo Oviedo y para quienes vengan a visitarnos. Parecía que el problema era la Sociedad Ovetense de Festejos, pero ya no existe y su actitud no ha cambiado en nada», indicó.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

El desparrame de San Mateo