Cinco ejemplos que avalan la teoría del sabotaje en el Ayuntamiento de Oviedo

Fuentes municipales señalan que algunos trabajadores públicos ralentizan la tramitación de expedientes. El plazo empleado en procesos administrativos se ha cuadruplicado en varias obras respecto a la época del PP

Obras en el colegio de Ventanielles
Obras en el colegio de Ventanielles

Redacción

Los técnicos municipales tardaron dos meses y 26 días en concluir los trámites administrativos para la ejecución de una obra de la envergadura del Corredoria Arena. Seis años después, la gestión de los documentos para cubrir las pistas polideportivas de los colegios de Buenavista y Ventanielles, una actuación de mucho menos calado y presupuesto, duró ocho meses y dos días. Es solo un ejemplo, pero sirve para avalar la tesis de las fuentes municipales que sostienen que algunos trabajadores públicos, los que tienen más responsabilidad en los distintos servicios, entorpecen la acción del tripartito -Somos, PSOE e IU- por su vinculación con el PP. Las mismas voces aportan varios casos más en los que la comparativa de los plazos que se empleaban en finalizar proyectos parecidos en las épocas de Gabino y de Caunedo y en la actual poco tienen que ver.

Fuentes municipales decidieron alzar la voz después de que lo que irónicamente catalogaron de «nuevo descuido» provocase que el Tribunal Superior de Justicia (TSJA) anulase la ordenanza municipal de medio ambiente. El motivo, que el ayuntamiento no presentó una memoria económica. Al igual que ocurrió con otras sentencias que tumbaban leyes locales -IBI para ricos, Recaudación y cambio de Leyes en el callejero municipal- el defecto es de forma y no de fondo. En esa línea se ha pronunciado también la vicealcaldesa de Oviedo, Ana Taboada, que ha afirmado que «el ayuntamiento continúa con los mismos técnicos que tuvo el gobierno del PP a lo largo de 26 años y eso es sintomático y algo en lo que habría que profundizar».

Las sentencias judiciales son parte de los argumentos que esgrimen los que denuncian ese «boicot». Pero aseguran que hay más. Y ponen como ejemplo los plazos que se tardaba con el PP en el gobierno en tramitar un expediente administrativo y los que se emplean desde que llegó el tripartito. 

El caso más significativo es el de la construcción del Corredoria Arena. La gestión administrativa de ese proyecto duró dos meses y 26 días. El presupuesto es de 4,3 millones. Pero hay más casos. En los trámites para la mejora de la accesibilidad del barrio de Guillén Lafuerza -2 millones-, se emplearon 2 meses y 11 días; y para la pasarela peatonal entre Ventanielles y Los Prados -500.000 euros-, el plazo fue de 3 meses y 11 días. En todos estos casos estaba el PP en alcaldía. La situación contrasta con la que se produce con el gobierno actual. La tramitación del proyecto para cubrir las pistas duró 8 meses y dos días.

Las diferencias en el tiempo empleado son evidentes, pero lo son aun más si se analiza la duración total de la obra, no solo la parte administrativa. En la construcción del Corredoria Arena se tardaron 12 meses y 17 días. En la urbanización del barrio de Guillén Lafuerza 8 meses y 28 días. En cubrir las pistas de los colegios públicos ya van 33 meses y todavía no se han concluido los trabajos.

Contratos de servicio

Para argumentar esa teoría de «entorpecimiento» por parte algunos trabajadores públicos, las mismas fuentes municipales aportan las diferencias en contratos de servicios. El de desbroce de caminos públicos, que cuenta con un presupuesto similar ahora y en la época del PP -aunque en 2016 se incrementó de forma considerable- tarda hasta dos meses más en gestionarse. Con los populares, los trámites adminsitrativos estaban concluidos en cuatro meses. Con el tripartito se necesitan seis meses.

403 Forbidden

Forbidden

You don't have permission to access /votacion/pixel_votos_responsive.php on this server.


Apache/2.2.22 (Debian) Server at www.lavozdeasturias.es Port 80
Comentarios

Cinco ejemplos que avalan la teoría del sabotaje en el Ayuntamiento de Oviedo