Las micropartículas y el benceno ponen a Oviedo en alerta por contaminación

Ecologistas denuncian que el Principado no facilita los datos de las estaciones a pesar de su obligación

Vista de la contaminación en Oviedo.Vista de la contaminación en Oviedo
Vista de la contaminación en Oviedo

Oviedo

Oviedo se encuentra, por segundo día consecutivo, en alerta por contaminación de micro partículas y picos de benceno. En la estación del centro de Trubia se han llegado a alcanzar los 12 µg/m3 y ha registrado una media en las últimas 24 horas de 5µg/m3. «El problema es tan grave que la otra estación del concejo, ubicada a 14 kilómetros de la anterior, se aprecian en muchas ocasiones los picos de contaminación de este peligroso contaminante», denuncian desde la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies. El valor de referencia anual para este contaminante, tal y como señalan las guías de la Organización Mundial de la Salud (OMS), está en 1,7 µg/m3 de media anual y recomienda el 0. En cambio, la normativa española lo establece en 5 µg/m3 de media anual.  

En la estación de Ventanielles las partículas de menos de 2,5 micras llevan dos días fuera de rango. El mayor pico de PM2 se registró en 5 de 71 µg/ m3, presentando una media de las últimas 24 horas de 28 µg/ m3. En estos casos las recomendaciones de la OMS establecen unos valores límite de 10 µg/m3 de media anual para estas partículas y un valor de alerta con una media diaria de 25 µg/m3. Sin embargo, la normativa española lo sitúa en 25 µg/m3 de medía anual.

Desde la coordinadora insisten en la obligación del Principado de llevar a cabo una comunicación diaria de la contaminación atmosférica y de calidad del aire, «cosa que de forma intencionada no hace con las estaciones privadas, ya que el Principado no facilita los datos en continuo de las estaciones privadas monitorizadas porque son peores que los de las públicas, en una demostración de falta de transparencia», explican.

La exposición crónica a las partículas aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como de cáncer de pulmón. La mortalidad en ciudades con niveles elevados de contaminación supera la registrada en ciudades más limpias del 15-20%. Incluso en la Unión Europea, la esperanza de vida promedio es 8,6 meses inferior debido a la exposición a las Pm2,5 generadas por actividades humanas. El tamaño de las partículas está directamente relacionado con su potencial para causar problemas de salud, asegura el colectivo ecologista: «Lo preocupante son las partículas más pequeñas, porque son las partículas que pasan a través de la garganta y la nariz y entran en los pulmones, pudiendo incluso entrar en el torrente sanguíneo. Una vez inhaladas, estas partículas pueden afectar el corazón y los pulmones y causar efectos graves para la salud».

Comentarios

Las micropartículas y el benceno ponen a Oviedo en alerta por contaminación