Estos son los nuevos iconos de Oviedo

Estas estatuas se han convertido en cuatro de los rincones más fotografiados de la ciudad

Letrero de Oviedo en la plaza del Carbayón
Letrero de Oviedo en la plaza del Carbayón

Oviedo

El casco antiguo de Oviedo es, sin duda, la zona favorita de todos los turistas para perderse, buscar rincones mágicos y empaparse de historia local. Sus calles empedradas, sus edificios centenarios y las decenas de estatuas que adornan la zona son grandes alicientes para pasear móvil en mano e inmortalizar cada esquina. El encanto de la ciudad es innegable pero, desde hace años son otros los símbolos con los que los visitantes desean fotografiarse en la ciudad. 

El «espacio 'selfie'» de la plaza del Carbayón

Hace tres años, con motivo de las fiestas de San Mateo, se instalaron estas icónicas letras en la plaza del Carbayón con la intención de colocarlas por la ciudad en las distintas festividades. Algo que no ocurrió. La ya inconfundible figura continúa en el mismo lugar desde entonces y es obligado punto fotográfico para todo turista y paseante que se precie.

Letrero de Oviedo en la plaza del Carbayón
Letrero de Oviedo en la plaza del Carbayón

Monumento a Woody Allen

En 2002 Woody Allen visitaba Oviedo para recoger el Premio Príncipe de Asturias de las Artes. Durante su estancia aprovechó para elogiar la ciudad, por lo que, un año más tarde, se decidió homenajearlo con una estatua de su persona a tamaño real. Su figura, es posición de paseo, descansa en la calle Milicias Nacionales y, por supuesto, no pasa en absoluto desapercibida. La estatua del director es un aclamado punto fotográfico de la ciudad y recibe decenas de instantáneas diarias.

Varios grupos de turistas se sacan fotos con la estatua de Woody Allen, en Oviedo.Varios grupos de turistas se sacan fotos con la estatua de Woody Allen, en Oviedo
Varios grupos de turistas se sacan fotos con la estatua de Woody Allen, en Oviedo

Mafalda

El 21 de octubre de 2014 llegaba a Oviedo la pequeña mafalda. Con una estatura de 80 centímetros, permanece sentada en un banco frente al estanque de los patos en postura pensativa. La estatua, homenaje a Quino, Premio Princesa de Asturias de las Artes de 2014, es otro de los rincones más fotografiados de Oviedo. Desde su instalación, hace ya cuatro años, no es de extrañar ver a decenas de personas esperando para sacarse una instantánea con este icónico personaje mundialmente conocido.

El humorista gráfico Joaquín Salvador Lavado Tejón, Quino, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, junto a la escultura de Mafalda en Oviedo.
El humorista gráfico Joaquín Salvador Lavado Tejón, Quino, Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, junto a la escultura de Mafalda en Oviedo.

Rufo, el perro callejero

Rufo apareció en Oviedo a comienzos de los años ochenta y, desde entonces, fueron todos los ovetenses los encargados de cuidarlo y alimentarlo. En 1997, el día de San Mateo, falleció. Casi 20 años más tarde, en septiembre del 2015, se inauguraba en la calle Uría una estatua a tamaño real en su honor. La pequeña estatua no pasa desapercibida entre la multitud, sobre todo entre los perros y los más pequeños, que se suben a su lomo a modo de juego. 

Estatua de Rufo en calle Uría
Estatua de Rufo en calle Uría

Valora este artículo

139 votos
Comentarios

Estos son los nuevos iconos de Oviedo