El franquiciado de Burger King plantará batalla ante el posible cierre del Calatrava

El dueño de Arnicio Restauración asegura que no tiene ninguna comunicación de la propiedad ni de la gestora del centro. Su intención es mantener abierto el local, que cuenta con 47 trabajadores

Hamburguesa de Burger King
Hamburguesa de Burger King

Oviedo

La incertidumbre que rodea al futuro del centro comercial Modoo, en el Calatrava, está generando un importante perjuicio a los negocios que se mantienen abiertos. En los últimos meses son varias las empresas que han abandonado las instalaciones o anunciado sus planes de marcha. La última H&M, que clausurará los dos locales que tiene en Oviedo. Esta situación ha provocado que Arnicio Restauración, la franquicia de Burger King en el Calatrava, haya salido al paso al asegurar que «es nuestra intención y haremos los máximos esfuerzos» para mantener abierto el local, que da empleo a 47 trabajadores.

Ante la situación de «incertidumbre generada por el progresivo vaciamiento que experimenta el centro comercial», los responsables de la franquicia señalan que su intención es mantener abierto el negocio. Hasta el momento, no han recibido ninguna comunicación de la empresa ni de la gestora del Modoo relativa al cierre. Para aclarar su futuro, han enviado tres burofax a la gerencia, pero no han recibido respuesta. Pese a esta falta de noticias, recuerdan que «está firmado y en vigor un contrato de arrendamiento cuya duración se extiende hasta el año 2036».

Arnicio Restauración asegura que «el progresivo vaciamiento del centro ha venido y viene afectando sensiblemente a nuestras ventas», pero a pesar de ello continúan «inalterables» los costes de comunidad y demás asociados al alquiler del espacio. De hecho, aseguran que las ventas se han reducido entre un 30 y un 40%. Este descenso se ha compensado, en parte, con la incorporación del servicio a domicilio, pero desde la franquicia señalan que esa línea de negocio podrían mantenerla desde un local con unos costes de mantenimiento inferiores fuera del centro comercial.

Esta incertidumbre también afecta a la estabilidad del negocio, ya que «no podemos decidir ni afrontar inversiones», aseveran los franquiciados. Además, recuerdan que el cierre del centro afectaría a 47 puestos de trabajo directos que genera el establecimiento, por lo que «el impacto laboral sería significativo».

Las dudas sobre el futuro del Calatrava condicionan y dificultan la gestión de los negocios que continúan abiertos, pero desde Arnicio Restauración aseguran que pelearán y «haremos los máximos esfuerzos» para mantener los puestos de trabajo que existen desde que abrió el local. Para ello consideran que «es imprescindible que cuanto antes se despeje la incertidumbre generada por el vaciamiento progresivo del centro y la falta de noticias por parte de la propiedad y la gestión del centro comercial».

Tags
Comentarios

El franquiciado de Burger King plantará batalla ante el posible cierre del Calatrava