Un cuchillo, unas muletas y el pasador de una correa de reloj: así era la escena del crimen de Salesas

Los agentes descartaron que el arma blanca encontrada fuese el arma homicida

El acusado del crimen de Salesas durante el juicio
El acusado del crimen de Salesas durante el juicio

Oviedo

Segunda jornada del juicio oral contra el único acusado por el asesinato de un hombre cuyo cadáver fue localizado en el cuarto de basuras del edificio de Salesas de Oviedo en el mes de junio de 2017. En esta jornada han prestado declaración policías, entre ellos el primer agente de la policía científica, y por entonces Jefe de la Brigada Científica, que acudió al lugar de los hechos y que fotografió la escena del crimen.

Ha explicado que los principales elementos localizados fueron «un cuchillo, las muletas a ambos lados del fallecido, una caja de cartón acuchillada y con perforaciones compatibles con la hoja de un cuchillo y el pasador de la correa de un reloj, además prácticamente toda la superficie del pequeño espacio de suelo estaba manchada de sangre», informa Europa Press.

El agente ha asegurado que «está absolutamente convencido de que el pasador de reloj aparecido en la escena era de la víctima y que se lo arrancaron de manera violenta», aunque ha indicado que este no tuvo porque ser el móvil del crimen. «Creo que recordar que había una mínima erosión en la muñeca derecha del cadáver compatible con el arrancamiento violento del reloj que llevase la víctima», ha dicho.

También ha explicado que «descartaron que el cuchillo fuese el arma del crimen antes del levantamiento del cadáver porque las manchas en la hoja no coincidían con las heridas», ha explicado el agente, que ha indicado que aunque no sea el arma homicida «por sentido común hay que pensar que si puede tener relación con el hecho, por ejemplo podía llevarlo la víctima para defenderse» ha explicado. Ha añadido que desconoce el contenido de los análisis del cuchillo, porque cuando se emiten ya estaba jubilado. Además ha manifestado que en la vivienda localizaron un rosario de características parecidas a las cuentas aparecidas en el cuarto de basuras, escena del crimen. Ha manifestado que tampoco localizaron en días posteriores la cartera de la víctima.

Tras el agente de la científica han prestado declaración los agentes que visionaron las imágenes de las cámaras de seguridad que captaron al acusado entrando en el edificio. Han explicado que el acusado salió del edificio cinco minutos después haber entrado al mismo. También han corroborado que en ese espacio de tiempo entraron «muchas personas en el portal».

El agente encargado de detener al acusado ha explicado que el procesado «fue colaborador» con los agentes. El único acusado por el crimen, J.M.F, se enfrenta a una pena de 25 años de prisión por un delito de asesinato. Fiscalía pide igualmente la medida de libertad vigilada durante 10 años, que incluiría la prohibición de residir en Asturias durante ese periodo de tiempo e indemnización con 30.000 euros a la hermana del fallecido. Por su parte la acusación particular ejercida por la hermana de la víctima reclama 25 años y una indemnización de 50.000 euros.

Por su parte la defensa, ejercida por el letrado Luis Tuero, pide la libre absolución del acusado al considerar que el mismo es inocente de los cargos que se le imputan.

Tags
Comentarios

Un cuchillo, unas muletas y el pasador de una correa de reloj: así era la escena del crimen de Salesas