Ciudadanos Oviedo esconde sus cartas

Ignacio Cuesta se reúne con el resto de concejales electos para diseñar la estrategia para las negociaciones con PP y PSOE

Ignacio Cuesta, candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Oviedo, con el secretario de Organización de Ciudadanos, Fran Hervías
Ignacio Cuesta, candidato de Ciudadanos a la alcaldía de Oviedo, con el secretario de Organización de Ciudadanos, Fran Hervías

Oviedo

En una negociación es tan importante lo que se dice como la forma en que se dice. La elección de los tiempos puede resultar determinante, y a falta de más de dos semanas para que se celebren los plenos de constitución de los ayuntamientos, los partidos con opciones de conseguir la alcaldía de Oviedo no quieren precipitarse. En este contexto, Ciudadanos, el partido que tiene la llave de cualquier pacto, esconde sus cartas. La formación celebra hoy la primera reunión interna para fijar su estrategia, y por el momento su candidato, Ignacio Cuesta, se deja querer. Aunque ha sido la tercera fuerza más votada, su posición le permite marcar los tiempos. De su decisión final dependerá el color del próximo gobierno local, aunque si se decanta por el PSOE hará falta un apoyo más. En este punto, Cuesta recuerda que no hace falta el respaldo de un grupo entero, «bastaría el voto de un concejal».

Antes de reunirse con sus compañeros de grupo, Cuesta ha dado unas pinceladas sobre sus ideas previas. Se ha limitado a señalar que las dos opciones -PP y PSOE- están encima de la mesa, pero ha dejado claro que Oviedo no puede enfrentarse a los retos que tiene los próximos años con un gobierno en minoría. Esta declaración podría interpretarse como un guiño al PP, ya que los dos juntos suman más de la mitad de los concejales, pero para dejar claro que no tiene ninguna preferencia, Cuesta también ha repartido mamporros a los populares. Cuestionado sobre el proyecto del PP para Santuyano -un soterramiento de 500 metros en la entrada de la ciudad por la «Y»-, ha señalado que «ni siquiera tengo capacidad para responder a eso porque no hay proyecto. Hay que sopesar las cosas con rigor y evitar propuestas de campaña que sean ocurrencias». Eso sí, en sus cinco minutos de intervención, Cuesta se ha referido dos veces a que el PP comenzaba hoy también a diseñar su estrategia para las negociaciones. 

Esa postura ambigua otorga al candidato de Ciudadanos una posición de fuerza para la negociación. Tanto Alfredo Canteli como Wenceslao López (PSOE) son conscientes de que Cuesta decantará la balanza a un lado o a otro, por lo que tendrán que cortejarle. En declaraciones a LA VOZ DE ASTURIAS ya dejó claro que «no se entendería un gobierno sin la presencia de Ciudadanos», por lo que ahora falta ver con qué carteras se quedará su partido. Otra opción es que presentase candidatura a la alcaldía. Sobre este punto, ha asegurado que «creo que es prematuro hablar de eso. Lo que hay que hacer es poner el programa encima de la mesa y, a partir de ahí, negociar».

El líder local de Ciudadanos ha reconocido que ha mantenido un primer contacto con Wenceslao López. «Tuvimos una conversación breve y quedamos emplazados a que una vez que se constituyera en Madrid el comité para negociaciones y su repercusión autonómica y local, hablaríamos». Es una forma de recordarle a Canteli que no es la única opción.

Pero tampoco ha querido señalar al socialista como su socio preferente. Y respecto a la necesidad de incorporar a Somos a la ecuación para que las cuentas salgan con los socialistas, Cuesta ha precisado que «lo que haría falta es el apoyo de un concejal adicional». Esta fórmula no cuadra, al menos a priori, con ese gobierno estable del que habla para desarrollar proyectos de calado como «La Vega, Santuyano o el Cristo».

El candidato socialista había señalado que él es mejor opción que Canteli porque el popular supondría «la vuelta del gabinismo». Cuesta ha afirmado que «no es cuestión de gabinismo sí o no». Y ha reiterado su intención de negociar con el programa encima de la mesa. Eso sí, ha señalado tres elementos irrenunciables: «la eliminación del IBI diferenciado, que Oviedo cambie de rumbo y que se forme un gobierno estable».

Las negociaciones acaban de comenzar, por lo que el proceso será lento. No hay fecha para las primeras reuniones entre partidos, y a sus planes habrá que añadir la línea que marquen las direcciones nacionales. En este aspecto Cuesta ha aseverado que «esperamos tener una autonomía importante. Somos leales a las estructuras orgánicas del partido, y eso es fundamental, pero cada municipio tiene sus particularidades».

Comentarios

Ciudadanos Oviedo esconde sus cartas