Cuesta preguntó al PSOE si apoyaría su investidura dos horas antes de anunciar su acuerdo con el PP

OVIEDO

Wenceslao López e Ignacio Cuesta
Wenceslao López e Ignacio Cuesta

Ciudadanos se decantó por Canteli tras la negativa de Wenceslao López

15 jun 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

«Respeto y lealtad». Con esas dos palabras definía el que será el próximo alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, la relación entre el PP y Ciudadanos durante las conversaciones de los últimos días. Sin embargo, la trastienda de las negociaciones deja claro que esa buena sintonía ha tenido altibajos y que el partido naranja se ha guardado un as en la manga hasta el último minuto. De hecho, fuentes socialistas aseveran que solo dos horas antes de anunciar el pacto con los populares, Cuesta se puso en contacto con Wenceslao López para preguntarle si estaría dispuesto a apoyar su investidura. Ante la negativa de este, el líder de los naranjas en la capital dio luz verde al pacto con Canteli. Juntos suman mayoría absoluta, pero además Vox ya ha comprometido su apoyo al PP, por lo que entre los tres suman 16 concejales de los 27 que tiene el ayuntamiento.

El reparto de áreas entre PP y Ciudadanos está sin cerrar, pero lo que está confirmado es que Cuesta será vicealcalde. La estrategia de presión de la formación naranja le ha permitido obtener un importante botín en el reparto de cargos, pero los de Albert Rivera en Oviedo pelearon hasta el último segundo por un premio todavía mayor, la alcaldía. Más un sueño que una hipótesis real debido a la complicada aritmética que haría falta para conseguirlo -además del PSOE sería necesario el voto de un concejal de Somos o de Vox-, Ciudadanos había llegado a bautizar en clave interna esa posibilidad como «opción Borgen».

A pesar de la lentitud en las negociaciones y de la falta de avances hasta el día previo a la celebración del pleno de investidura, en las últimas horas se precipitaron los acontecimientos. El PSOE redobló su apuesta, ofreció a Ciudadanos que eligiera las concejalías que quisiera y abría las puertas a acuerdos a nivel autonómico. Con esta oferta formal, la comisión de pactos naranja se reunió en Oviedo y, siguiendo las directrices de la dirección nacional, decidió apoyar a Canteli.