Canteli intenta desactivar la protesta contra los premios: «Da mala imagen de Oviedo»

Luis Fernández
L.F. OVIEDO

OVIEDO

Alfredo Canteli, alcalde de Oviedo
Alfredo Canteli, alcalde de Oviedo

El alcalde reclama «respeto» y señala que «ese no es el mejor día para manifestarse»

11 oct 2019 . Actualizado a las 09:55 h.

Un año más, los trabajadores con conflictos laborales abiertos y los antimonárquicos aprovecharán la difusión de los Premios Princesa de Asturias para dar visibilidad a sus protestas. Como viene siendo habitual desde hace ocho años, y salvo cambio de última hora, la Escandalera, a unos 100 metros del teatro Campoamor, será el escenario del principal acto reivindicativo. A ella se suma el encierro de tres trabajadores de Vesuvius en la Catedral, el lugar elegido por la Casa Real para el primer acto de los reyes, la princesa y la infanta. Pero el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, no quiere que nada reste protagonismo a los premios. Ha publicado un bando en el que reclama el apoyo masivo de los ovetenses a esos actos y ha lanzado un mensaje contundente a los que protestan: «Asturias ese día se asoma al mundo y eso ayuda poco a la imagen de Oviedo». «Les pido que respeten», ha añadido.

El próximo viernes de 19 de octubre Oviedo será el foco mediático nacional y los actos tendrán proyección internacional. Por ello, Canteli quiere que ese día no haya manifestaciones en la ciudad. «Pido a la gente que se manifieste en otro momento», ha asegurado a TPA. El alcalde ha sido todavía más explícito y ha reclamado «que respeten, simplemente». «Cada uno tiene un pensamiento y hay que respetarlo, pero no es el mejor día para manifestarse», ha afirmado. Además, el regidor ha hecho un llamamiento a la participación ciudadana para eclipsar esas protestas.

La primera visita oficial de la princesa de Asturias a Oviedo será un «acontecimiento histórico, único e inolvidable» según mantiene el alcalde en el bando municipal en el que anima a todos los vecinos de la ciudad a participar en su bienvenida. Ha destacado que desde 1388, con la institución del título de Príncipe de Asturias, el heredero de la Corona española mantiene un «profundo vínculo institucional y personal», y por ello anima a los vecinos a participar en el recibimiento oficial ante la catedral y a acompañar a la princesa en los días posteriores.